Publicidad

Provinciales > Juntos

Familias ensambladas: cómo comunicarlo, desafíos, miedos y límites

En San Juan y el mundo, los casos de familias ensambladas se dan cada vez más. Ya no es un tabú. Pero con eso, aún nacen miedos, desafíos y deben enfrentar prejuicios. Una profesional en Psicología explica como romper los mitos y lograr esta formación.

03 de octubre de 2023

¿Qué son las familias ensambladas? Son nuevas relaciones que surgen de la unión de dos personas que ya tuvieron hijos con otras parejas. Puede ser que, uno o ambos, tengan hijos, es por eso que se habla de una reconstrucción de una nueva familia y a raíz de esto, todo lo que conlleva: se ponen en juego entre otras cuestiones, intereses, creencias, roles y con esto puede haber choques o conflictos. La psicóloga Giselle Fernández explicó sobre este tema y cómo afrontarlo.

Hay un mito social que pone en tela de juicio esto de que "se rompió una familia" o que el padrastro o madrastra es un "personaje malo" que viene a destruir algo, cuando en realidad es muy probable que esta persona a través del nuevo vínculo haga lo posible para ganarse el agrado de los miembros de la familia. ¿Hay prejuicios o rechazo? “Sí, sobre todo si alguno de los integrantes de la familia no quedó con una idea clara de la separaciones de los padres y piensa que esta persona, que es la nueva pareja de su mamá o papá, ha roto la relación anterior”, explicó Fernández a DIARIO HUARPE.

Publicidad
Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Para esto hay que trabajar mucho e introducir los cambios de manera paulatina y gradual. Hay ciertos ideales que son muy difíciles de cumplir cuando se va a conformar una familia, esto cuando hay hijos por un lado y por el otro: "Lo ideal en estos casos sería una vivienda nueva, donde cada uno pueda tener su espacio, y nadie se sienta ni invadido o invasor", agregó la profesional.

La licenciada dijo que el diálogo permanente es muy importante en las familias ensambladas. Imagen Gastón Vargas/DIARIO HUARPE.

En todos los casos, según destacó Fernández, es muy importante el diálogo permanente. Esta nueva familia va a tener que estar en negociaciones constantes, donde siempre se pueda visibilizar lo que cada miembro necesita y lo que está dispuesto a ceder en pos de la necesidad del otro.

“Las familias ensambladas pueden tener muchas fortalezas, ya que puede llegar a una familia un miembro que cambie todo y que ocupe un rol que quizás nadie ocupaba. Se pueden complementar las edades de los integrantes y ser un gran equipo”, aseguró.

Por último, explicó que ensamblar una familia es un desafío que puede ser complejo, pero que se puede lograr, “siempre con mucha paciencia, mucho amor, mucho respeto y muchas ganas sobre todo”, aseveró”.

¿Cómo comunicarlo a niños o adolescentes?

Fernández indicó que la mejor manera que tiene la pareja de afrontarlo ante los hijos es siempre con la verdad, tratando de eliminar las dudas que tengan u obtengan con el tiempo. "Aclararles que la decisión de una separación tiene que ser algo consensuado, que no tiene nada que ver con ellos, que no son los culpables", aclaró.

Publicidad

Cada miembro de la familia debe de sentirse a gusto con la conformación familiar, pero para esto es importante respetar cada rol y dialogar todo, en cada momento o situación. Los límites son importantes y los más rígidos los tiene que poner el progenitor. Pero puede suceder que este "padrastro" o "madrastra" impongan algunas reglas de convivencia para que haya un ambiente de bienestar para todos.

Tiempo

El tiempo es clave y tiene que ser respetado, en todo sentido: "Tiempo que cada uno va a tener para adaptarse a esta nueva formación, y respetar el tiempo propiamente dicho de cada progenitor con sus hijos en particular", sentenció. 

Ese puede ser el mayor miedo de los chicos, que “mi mamá o papá va a dejar de pasar tiempo conmigo”. Según aclaró Fernández, esto no es así, ya que hay que garantizar que eso no suceda, y fomentar el tiempo compartido de la familia en general.

Publicidad
Publicidad