Publicidad

Provinciales > En primera persona

Guerra de Israel: la mujer de San Juan que escapó con su papá de las bombas

Se trata de la segunda mujer de San Juan que escapó de la Guerra de Israel junto a su papá de 80 años luego de los bombardeos de Hamás. 

20 de octubre de 2023
La mujer de 52 años junto a su papá de 80 años. (Foto: Gentileza Silvina Aubone)

El pasado 17 de octubre desde el gobierno de San Juan confirmaron a este medio que habían tomado intervención en el pedido de ayuda de una mujer y un hombre que estaban en Israel, en medio del conflicto bélico con Hamás . Se trata de Silvina Aubone y Enrique Aubone, su papá de 80 años. Ya a salvo y lejos de la guerra, la sanjuanina relató cómo fue el difícil momento que tuvieron que atravesar durante días. “Explotó una bomba a 100 metros de nosotros”, dijo.

Lo que se suponía era un viaje de placer y un regalo por haber llegado a los 80 años de vida, en pocas horas se convirtió en uno de los momentos de mayor miedo que tuvieron que atravesar Silvina de 52 años y su papá Enrique.

Publicidad

“Nosotros llegamos el 1 de octubre a Israel y teníamos pactado un tour a Jerusalén. Mi papá quería conocer y como regalo de cumpleaños le dimos el gusto”, comenzó diciendo la segunda mujer que solicitó ser repatriada junto a su padre a DIARIO HUARPE.

Fue durante esa primera noche en el país que tuvieron contacto con el conflicto y durante la madrugada debieron escapar al bunker que tenía la casa donde se estaban hospedando. “Sonó la alarma de bombardeo. Para mí no era algo nuevo porque ya tuve visitas a Israel, pero para mi papá sí. Lo levanté y no entendía qué estaba pasando así que rápidamente y como pude, le expliqué lo que pasaba”, comentó la sanjuanina.

“Tenés un minuto y medio para ponerte a salvo. Hacer todo eso con un hombre de 80 años que no entendía lo que pasaba fue difícil. Cuando estábamos adentro del búnker escuchábamos las bombas y una la sentimos muy cerca”, detalló Aubone.

Según explicó la mujer, el protocolo indica que las personas deben permanecer 10 minutos dentro del búnker y si las alarmas después de eso no vuelven a sonar, significa que están a salvo y pueden salir.

Esa primera noche durante la madrugada contó que las alarmas sonaron al menos dos veces más, pero aún conservaban la calma confiando en el sistema de defensa que tiene el país.

Publicidad

No fue hasta la tarde siguiente en que realmente sintieron miedo y se dieron cuenta de que la situación comenzaba a tornarse compleja. “Hubo más bombardeos y uno de ellos lo sentimos muy cerca. El sistema de defensa había colapsado. Cuando averiguamos, la bomba había explotado a 100 metros de nosotros”, dijo.

A partir de ese momento y gracias al comentario de sus primos de San Juan se comenzó con las comunicaciones con la embajada argentina en Israel para solicitar ser repatriados. “Quisimos cambiar los pasajes que teníamos para salir, pero las aerolíneas no vendían y si encontrabas uno, se vendían rapidísimo. Ahí tomé la decisión de ponerme en contacto con la dirección de mail que pusieron a disposición y llené el formulario con los datos de los dos”, comentó Silvina Aubone.

Ese primer pedido de rescate resultó fallido sin una respuesta y el miedo que continuaba creciendo. Allí apareció la intervención de familiares de San Juan quien gestionaron la comunicación con personal de la provincia para ser repatriados. “Me llamaron, me dijeron que esa misma noche salía un vuelo desde Tel Aviv a Roma, que debíamos estar a las 20.30 y partíamos a las 23.30”, expresó.

Lo que parecía ser el momento final de viaje para el olvido, tuvo sus momentos de tensión hasta el último minuto. “Ya estábamos en el aeropuerto cuando empezaron a sonar las alarmas. Estaban bombardeando. En ese momento lo único que pensé fue que Dios nos ayude y me dijeron que me quedara tranquila que el edificio era seguro”, explicó.

Finalmente autorizado el vuelo la sanjuanina y su papá dejaron Israel pasadas las 23.30 del lunes 16 de octubre con destino a Roma, donde tomaron la decisión de regresar a Suiza para visitar a su hija y una hermana.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad