¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

37 C°

Viernes

25 C° / 37 C°

Sábado

22 C° / 36 C°

Ley Lara: cómo se chipea a un perro en San Juan y cuánto cuesta

Hay un solo local que tiene convenio con el SENASA para realizar este procedimiento. Como será obligatorio para todos los perros potencialmente peligrosos, decidieron bajar el precio.

POR REDACCIÓN

18 de diciembre de 2020

La Cámara de Diputados de San Juan aprobó este jueves la Ley de Tenencia Responsable de Perros Potencialmente Peligrosos. La misma regula varios aspectos a la hora de tener un perro que pese más de 10Kg y mordida potente, como las razas pitbull, rotweiller u otras. Entre las medidas que exige la norma es que todos los animales deben tener colocado un microchip que contiene información.

En la provincia hay una sola  veterinaria que cuenta con la aprobación del SENASA para realizar el procedimiento. Se trata de Chipet, ubicada en Rawson, y cuyos encargados hablaron con DIARIO HUARPE y detallaron cómo es el chipeo, cuánto cuesta y cuántos han realizado hasta el momento.

Hasta el momento, colocarles el dispositivo a perros y gatos era algo que realizaban sólo aquellos que debían salir del país. Es que en la mayoría de los países de la Unión Europea, en Estados Unidos, algunos lugares de Latinoamérica y ahora también Chile, es obligatorio a la hora de ingresar un animal que tenga el microchip. La institución veterinaria ha colocado alrededor de 25 chips en la provincia, de todos estos, aseguran, sólo en uno de los casos fue para un perro que se quedó en la provincia. El resto de los animales recibieron el dispositivo porque emigraron con sus dueños.

El chipeo cambiará de público objetivo rápidamente en San Juan cuando se reglamente la nueva ley. Atentos a esto, desde la veterinaria aseguraron que ya se preparan y que además han decidido bajar un poco el precio que están cobrando. Es que en la actualidad cuesta $3.800 pero a partir de la norma la colocación y registración del microchip en el lugar pasará a $3.200. También están ofreciendo medios de pago en cuotas para facilitar el acceso.

Por parte de los proteccionistas, este procedimiento obligatorio es uno de los más criticados. Es que aseguran que a veces ellos tienen hasta 15 animales rescatados que pueden cumplir con lo que la ley define como PPP. Esto significa que al esfuerzo de rescatar, castrar, vacunar y a veces hasta tratar de enfermedades deberán sumarle el chipeo.

En las campañas en internet ya comenzaron a solicitar que el Estado revea este punto de la ley o que otorguen facilidades para los que no pueden pagar los más de $3.000 que cuesta el microchip.

Cómo es el procedimiento

La colocación de los chips demora apenas unos minutos en la veterinaria. Incluso mostraron en un video de un procedimiento donde a Nilo, un border collie de la provincia, le ponen el dispositivo. “Es del tamaño de un grano de arroz, se pone una jeringa especial, más grande que una normal, con el perro despierto que casi no lo siente. De ahí no se saca nunca más, porque si el dueño cambia, lo que se actualiza es el registro”, explicó una de las especialistas que trabaja en el lugar.

Esto quiere decir que los que se vean en la obligación de colocar el chip deberán hacer una sola compra. Además se puede hacer a cualquier edad, pero es más recomendable cuando son cachorros para una identificación temprana, por lo que también podrían salir los animales de las razas PPP ya chipeados de los criaderos.

Una novedad en Argentina, pero muy normal en el mundo

El microchipeo de animales, explicaron desde Chipet, es la norma en países del primer mundo, donde la tenencia responsable de mascotas es más común. En la provincia la mayoría de los que se interesan es porque tienen que salir del país o creen que el dispositivo sirve para rastreo, cuando en realidad sólo funciona como un número identificatorio vinculado a una base de datos. Los que creen que funciona como un GPS suelen desistir de la compra.

“El microchip cumple una función muy importante que es que si el animal se pierde o lo roban, rápidamente se lo puede identificar y llevar con su dueño”, explicó la veterinaria. Es que con un sensor de proximidad el aparato identifica rápidamente al perro o gato y la devolución es más rápida o también se puede identificar si lo abandonaron. Esta es la función que cumple en los países donde es normal el chipeo.

 

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión