Publicidad

El Cronista > Duelo final

Cómo se preparan Massa y Milei para el último debate antes del balotaje

El ministro y el economista protagonizarán este domingo el último cruce cara a cara antes de que se defina quién será Presidente. En una elección polarizada el intercambio podría inclinar la balanza a favor o en contra de uno de los dos.

POR EL CRONISTA PARA DIARIO HUARPE

En una elección que se presenta polarizada y donde cada voto es importante el debate -siete días antes del balotaje- es a la vez un desafío, una oportunidad y un condicionante. Tanto Sergio Massa (Unión por la Patria) como Javier Milei (La Libertad Avanza) deben medir hasta dónde arriesgar para no cometer errores y cuánto presionar al contrincante para superarlo.

Para concentrarse Milei canceló un importante acto y bloqueó este viernes y sábado en su agenda electoral. El candidato a Presidente de La Libertad Avanza había anunciado su regreso al lugar donde arrancó su carrera política en el porteñísimo Parque Lezama. Cambió de opinión y dio de baja el evento en ese emblemático lugar.

Publicidad

El libertario tiene a su favor una hoja limpia en el ejercicio de la gestión aunque acordó con Mauricio Macri y quizás deba dar cuentas sobre ese acuerdo que rechazan incluso integrantes de su espacio. Si bien no gobernó lleva dos años como diputado nacional y un solo proyecto presentado. Controlar sus emociones es su mayor desafío especialmente con las nuevas reglas que le impiden el uso de machetes o ayuda memoria.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Cómo es la estrategia de Massa para el debate

El próximo domingo Massa también se juega quizás la última carta. En su caso carga con el peso de una gestión de la que evita hacerse responsable al menos hasta que asumió como ministro de Economía 14 meses atrás.

Apuesta a desarmar las propuestas del libertario e incluso a obligarlo a especificarlas, algo que no logró en los dos anteriores intercambios. Apuesta a contrarrestar en los modos y las formas, en la calma y presencia discursiva, en el lenguaje no verbal y en la propuesta de un gobierno de Unidad Nacional para el que es necesario saltar la grieta política y abrir el diálogo.

Para ambos adversarios este jueves fue una jornada de intensa campaña. Milei viajó a la provincia de Mendoza y Massa a Misiones. Fueron en busca de los votos de quienes quedaron fuera del balotaje y fundamentalmente de los indecisos y de quienes no están 100% seguros sobre a quién votar o a quién no. 

Publicidad

Massa quiere exponer a Milei y plebiscitar sus propuestas electorales. A la inversa el economista intentará defender la opción de cambio por sobre la propuesta del candidato de Unión por la Patria en la misma línea de lo que se vio en el debate televisivo entre Agustín Rossi y Victoria Villarruel.

Massa viene trabajando con el catalán Antoni Gutiérrez Rubí y con los asesores de Lula Da Silva y de Barack Obama que estudiaron y confrontaron con Jair Bolsonaro y con Donald Trump. El consejo habitual es que no tiene que enojarse con Milei, sino cuestionar su plan económico y social.

El candidato de Unión por la Patria es disciplinado en la oratoria, pero todavía no pudo reservarse un espacio para prepararse. Tuvo sin embargo varias sesiones de coach: en los últimos días agendó entrevistas con periodistas incisivos que incluso blanquearon su preferencia por el otro candidato. 

En su nombre Santiago García Vázquez y el vicejefe de gabinete Juan Manuel Olmos insistieron ante la Cámara Electoral para que no se les permita leer ni usar machetes y que en cambio puedan moverse en el escenario con la convicción de que ese formato beneficiaría a un experimentado Massa.

La apuesta de Milei, sin Macri

Milei viene haciendo esfuerzos de moderación. Se aloja en el Hotel Libertador, donde funcionó su búnker electoral, y montó allí su base de operaciones, oficina y lugar de preparación del debate. Sus asesores insisten en que no ensaya aunque como en el debate de la Facultad de Derecho de la UBA y en el de Santiago del Estero estudia los temas con la asistencia de su hermana Karina Milei, el jefe de los equipos técnicos Nicolás Posse y el consultor político Santiago Caputo.

Con Mauricio Macri hablan con frecuencia aunque ni cerca del expresidente ni cerca de Milei revelan los detalles de esas conversaciones.

Hasta ahora, el único debate previo a un balotaje fue el que en 2015 protagonizaron el entonces candidato de Cambiemos y Daniel Scioli por el Frente para la Victoria. De aquel intercambio hubo tres momentos inolvidables: Scioli insistió con todos los derechos que revertiría Macri quien a su vez le reprochó "en qué te han convertido". El último y más comentado momento fue el tibio saludo entre Scioli y su entonces pareja Karina Rabolini mientras Macri y Juliana Awada se besaban en la boca.

Hubo en los últimos días muchas especulaciones sobre la posibilidad de que Macri asista el domingo al debate. Sin embargo su presencia está absolutamente descartada, ya que ese día no se encontrará en el país: el expresidente partió en un viaje personal de una semana a Chile y recién estará de regreso el lunes 13. 

POR ANALÍA ARGENTO

Publicidad
Más Leídas
Publicidad