¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

2 C°

Viernes

8 C° / 20 C°

Sábado

8 C° / 20 C°

Policiales > Lo denunció tres veces

Una mujer teme por su vida y las de sus hijas tras un año y medio de hostigamiento de su expareja

El apuntado por violencia de género es policía y trabaja en el Cisem.

Pérdida de un embarazo y abuso sexual, todo eso sufrió la víctima por las constantes agresiones. Foto ilustrativa.

POR REDACCIÓN

24 de marzo de 2021

Una joven madre de Angaco teme por su vida, pero más que eso, por la vida de sus dos hijas de 2 y 6 años de edad. De acuerdo a su relato, desde que se separó de su expareja, hace un año y medio, sufrió todo tipo de violencia. Lo denunció al menos tres veces y recién en la tercera exposición consiguió una perimetral para su seguridad. Sin embargo, el hostigamiento no cesó. El acusado es policía y trabaja en el Cisem, según contó la damnificada.

La mujer reveló a este medio que las agresiones comenzaron después de que se casaron, inclusive por los golpes, perdió un embarazo de mellizos. Esto ocurrió en marzo de 2019. A pesar de eso, ella siguió con él por miedo. Finalmente en el 2020 decidió separarse con ayuda de sus amigas y su familia. Actualmente vive con sus pequeñas en San Martín, donde también vive su presunto agresor, a pocos kilómetros.

Siempre recibió amenazas del uniformado. En una oportunidad le dijo que si se iba de la casa, iba a sacar su arma y le iba a disparar.

Una vez separados, continuaron las amenazas -a través de llamados, mensajes o de forma presencial- y las agresiones. Según contó la víctima, recibía amenazas a través de sus novias actuales o de la familia del agresor. En una oportunidad, el efectivo ingresó a su casa y la abusó sexualmente de ella, según relató la damnificada.

En otros momentos, el hombre le robó las llaves de su casa, la quiso subir una vez al auto por la fuerza para hablar con ella –esto motivó la tercera denuncia- e infinidades de situaciones. Siempre que ella llamaba al 911, al policía le avisaban del llamado, indicó en su relato la chica. 

Sobre la relación con sus hijas, la mujer explicó que el hombre no cumple con el régimen de visitas dando a entender que las ve cuando quiere y que le da la plata suficiente para mantener a sus hijas. Solamente le pasa $3.000 y le paga el alquiler de la casa.

La damnificada reveló que tiene que hacer operar a una de sus hijas por la existencia de una hernia, pero no tiene obra social.

La joven madre contó que vive un calvario. La semana pasada recibió la amenaza de la última novia que tiene el efectivo. Le dijo que la cortara porque “iba a terminar mal” y que “sabía de qué familia venía”. La apuntada por amenaza también es policía, dijo la víctima.

Lo último, por parte del policía, es que este martes se quiso llevar a una de sus hijas a la salida de la escuela, lo que puso en alerta a la mujer denunciante. Más que nada teme por sus dos pequeñas, ya que no pudo salir de su depresión y consternación al perder su embarazo. Además de las tres denuncias en su contra, el policía tiene una sanción de Control y Gestión -organismo que se encarga de fiscalizar el trabajo de la fuerza provincial- por lo expuesto por la mujer. Solamente fue suspendido, dijo la mujer. 

Notas relacionadas

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión