Publicidad

El Cronista > Pacto fiscal

La sorpresa de los gobernadores por una invitación que no recibieron

Pese a que el ministro del Interior, Guillermo Francos, anticipó que se convocará a los jefes provinciales para un nuevo acuerdo federal, en las provincias no recibieron ninguna comunicación. El antecedente de la gestión Macri

POR EL CRONISTA PARA DIARIO HUARPE

A pesar de que el ministro del Interior, Guillermo Francos, anticipó que se convocará a los gobernadores para acordar "un nuevo pacto fiscal que permita una distribución razonable de los recursos coparticipables", en las provincias no recibieron ninguna comunicación al respecto, alertan sobre el freno que mandó a poner Javier Milei a los pedidos que hicieron y recuerdan que está vigente un Pacto Fiscal firmado durante el gobierno de Mauricio Macri cuya actualización esperan. Por el contrario varios gobernadores se sintieron rechazados y lanzaron sutiles y no tan sutiles mensajes al gobierno nacional. El diálogo, señalan varios, está cortado o es intermitente y con idas y vueltas que dificultan la gestión y la comunicación.

"Una vez aprobada esta parte de la ley bases nos vamos a sentar con los gobernadores para analizar de qué manera recomponemos los ingresos provinciales", prometió Francos por radio Mitre. Después de la reunión de gabinete el portavoz Manuel Adorni puso en pausa la invitación.

Publicidad
Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Francos tuvo que explicar que el lunes escuchó de los gobernadores con los que se reunión en el CFI una propuesta para distribuir entre las provincias el 30% de la recaudación del impuesto PAIS. Aclaró que se había comprometido a dar una respuesta, la que llegó en forma de negativa apenas terminado el encuentro a través de un tuit de la Oficina de Prensa del Presidente.

Quejas desde Córdoba

Las advertencias por la falta de diálogo y negociaciones fueron dispares pero todas en el mismo sentido. Un gobernador dispuesto al diálogo, el cordobés Martín Llaryora, reclamó en la apertura de sesiones de la Legislatura provincial: "No estamos de acuerdo que para alcanzar la calma fiscal lleguemos a la paz del cementerio". Y cuestionó que "no puede haber un plan fiscal que saque a la Argentina sin tener en cuenta un plan productivo que genere trabajo y empleo".

Llaryora fue uno de los que impulsó la idea de coparticipar el incremental del impuesto a las operaciones con moneda extranjera. Incluso habló del tema con sus pares de distintas fuerzas políticas. Hasta con el bonaerense Axel Kicillof.

En un extenso discurso este jueves al mediodía, Llaryora destacó que estableción una relación "correcta" con el gobierno de Milei y con los demás gobernadores. "Esa relación tiene que contener respeto mutuo", consideró usando palabras similares a las de Axel Kicillof al reasumir el 10 de diciembre. Y pasó factura: "Acabamos de dar quórum, como ustedes vieron. Acabamos de ser uno de los gobiernos que acompaña el debate de esta ley, que se plantea como una oportunidad, y sin el apoyo del gobierno de la provincia de Córdoba, esta ley no podría estar siendo tratada".

Publicidad

Por otra parte marcó las diferencias de su gestión como gobernador con lo que recibe de parte de Javier Milei. "Acá en Córdoba no pensamos que para que nos cierre el superávit provincial generemos déficit en los municipios y de esa manera cerremos las cuentas provinciales. Vamos a seguir ayudando a todos los municipios más allá de su color político. La coparticipación va a seguir llegando y los programas del Estado van a estar en cada una de las ciudades y de los pueblos para fortalecer a cada uno de nuestros vecinos".

Un rato después, en el Congreso, uno de los diputados del bloque Hacemos Coalición Federal que comanda Miguel Angel Pichetto, le pidió al Presidente que "deje de agredir a los gobernadores, que no se equivoque, que dialogue con ellos, que se haga cargo de una vez por todas, y transmita certidumbre y autocrítica".

Carlos Gutiérrez estuvo el lunes en el CFI, es vice del bloque y además se referencia en Juan Schiaretti que ayudó a que Milei ganara en Córdoba.

    Que el presidente deje de agredir a los gobernadores, que no se equivoque, que dialogue con ellos, que se haga cargo de una vez por todas, y transmita certidumbre y autocrítica, (...)@JMilei @DiputadosAR

    %u25B6%uFE0F https://t.co/35XSDUMGZ1

    — Carlos Gutierrez (@Dip_Gutierrez) February 1, 2024

Gutiérrez evidenció el malestar generalizado en las provincias, especialmente en aquellas que quieren ayudar al jefe de Estado pero que piden o proponen cambios a la Ley Bases. "No me gustan los aprietes, no me gustan las amenazas, provengan del compañero sindicalista Daer, de quien quiere tirar un ministro al riachuelo y provengan de quien debiera dar el ejemplo porque la templanza se mide en las cosas que se tiene que tragar pensando en su responsabilidad" le apuntó al Presidente y le pidió al titular de la Cámara baja, Martín Menem, que haga extensivo el mensaje a la Casa Rosada.

Gutiérrez remarcó que a los diputados los conducen los gobernadores y subrayó la pretención de la ley ómnibus en discusión. "La Constitución tiene 129 artículos y acá hay 664 artículos. Han pretendido convertir a esta cámara en una verdadera constituyente. No le gustó, repitió, oír amenazas, improperios ni denuncias. "Si el Presidente hubiese entendido que la mayoría de este cuerpo estamos y seguimos estando, hubiésemos superado esta situación y ya tendría las herramientas para la emergencia".

"Dialogue con los gobernadores, hágase cargo y transmita la certidumbre sobre la que muchos tenemos dudas si esto no es la reiteración de la década del 90 sin beneficio de inventario" se quejó el cordobés.

En la mayoría de las provincias le dijeron a El Cronista que antes de cualquier debate sobre todo el capítulo fiscal que se quitó de la Ley Bases, debe aprobarse esta ley.

Dos gobernadores patagónicos respondieron que no recibieron ninguna comunicación ni invitación y se mostraron más preocupados por el punteo de temas de Diputados.

Por ejemplo Ignacio Torres, de Chubut, se sorprendió con los cambios a la ley de Pesca. En el transcurso del miércoles se quitó del debate "porque no tenía los votos suficientes" y no producto de las conversaciones amigables.

En el norte están más preocupados por la caída de recursos tanto por la baja recaudación como por la quita en Ganancias. Por eso la premura en discutir el impuesto PAIS.

Mientras el catamarqueño Raúl Jalil está de gira por Europa junto al jujeño Carlos Sadir, el salteño Gustavo Sáenz, el sanjuanino Marcelo Orrego y la secretaria de Minería Flavia Royón, en las charlas con Nación lo representa su vice, Rubén Dusso que mantiene abierto un puente con el ministro Francos. En general los gobernadores elogian el diálogo con el ministro del Interior pero admiten que no les lleva buenas respuestas de parte del Presidente.

Una buena noticia recibió anoche el gobernador Raúl Jalil: en la urgencia por conseguir votos el Gobierno quitó de la lista a empresas a privatizar a la catamarqueña Yacimientos Mineros de Agua de Dionisio (YMAD). El argumento que daba el peronista para defenderla de la motosierra es que se sostiene sola y da ganancias. Anoche también se retiraron privatizaciones de Córdoba.

En la provincia de Buenos Aires en cambio, sólo los ministros hablan con sus pares nacionales pidiendo información sobre las transferencias que dejaron de recibir.

El recorte ya lo siente Kicillof. Salvo el goteo de coparticipación, su provincia dejó de recibir las partidas por los convenios que hailitaban el plan MESA de asistencia alimentaria, las obras de infraestructura, fondos para educación y salud que estiman en un 20% de los recursos.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad