Publicidad

Provinciales > Historias sanjuaninas

La última vuelta de Alberto, un colectivero que se dedicó 30 años a trasladar a los sanjuaninos

Alberto Marata es chofer de la línea TNS, dio su última vuelta y está listo para jubilarse. Su familia, seres queridos y choferes de otras líneas decidieron festejarlo con carteles, globos y bocinazos. 

POR REDACCIÓN

30 de septiembre de 2022

Alberto Jesús Marata es un colectivero de 62 años de la línea TNS, que este viernes cerró su última vuelta en el oficio que lo acompañó durante 30 años. Pero en este día y vuelta tan especial no estuvo solo, sino que su familia y seres queridos decidieron acompañarlo y sorprenderlo con carteles y globos a modo de festejo para cerrar esta etapa y comenzar otra, que espera muy entusiasmado.

En diálogo con DIARIO HUARPE contó que comenzó a los 18 años trabajando de camionero, luego siguió como chofer y finalmente terminó como colectivero. “Me costó mucho acostumbrarme, ya que si bien es lo mismo, lo que lo hace especial es el trato con la gente”, afirmó emocionado.

Publicidad

El primer día como colectivero recuerda que fue una locura, puesto que no estaba acostumbrado a ver tanta gente sumada a la euforia que maneja en su día a día. “Pasé de la tranquilidad a la locura”, comentó. “Me costó mucho, pero logré acostumbrarme, nunca fui de tratar mal a la gente y si veía que ellos venían mal, aplicaba la ley del hielo”, dijo.

Marata trabajó durante 30 años conduciendo un colectivo. Foto: gentileza.

Antes la aplicación de la Red Tulum, Marata conducía las líneas 11, 26 A y en los últimos años la línea 6 B. Comentó que para él la implementación de la Tarjeta SUBE fue una salvación y una maravilla, ya que facilitó mucho el trabajo de los choferes y agregó: “Fue mágico, trajo mucha tranquilidad a los colectiveros, porque en ese momento teníamos que darles vueltos a las personas y por ahí no teníamos. Eso significó mucho enojo de parte de la gente hacia nosotros, pero no me costó nada aprender a usar el sistema, es muy fácil y rápido”.   

Recordó nostálgico que "una  vez tuve que llevar a una pasajera adolescente que se había descompuesto y tuve que salir del recorrido para llevarla al Hospital Rawson. La dejé y luego tuve que  averiguar el domicilio para que sus padres sepan dónde se encontraba y transmitirles tranquilidad".

Finalmente, contó que ya está pensando en qué hacer en los días después de jubilarse. Comentó entre risas que está muy acostumbrado a trabajar, pero que de todas formas se tomará unos años sabáticos y luego buscará algo para hacer porque, según él, la vida no se termina aquí. Mientras tanto, este viernes al final del recorrido lo esperaron sus compañeros y familiares para brindarle un pequeño festejo y cerrar esta larga etapa detrás del volante.

    Publicidad
    Publicidad

    ÚLTIMAS NOTICIAS