Publicidad

Provinciales > Emocionante

Emoción en el Rawson: Dianela venció un cáncer muy agresivo para un adolescente

Dianela Benítez tiene 17 años, padeció rabdomiosarcoma en el ojo izquierdo. Este jueves fue dada de alta.

25 de noviembre de 2022

Dianela, en el medio, con todo el equipo y familia que la acompañó. Foto: Gastón Vargas / DIARIO HUARPE.

El rabdomiosarcoma es un tipo de sarcoma, es decir, un tumor maligno de tejido conjuntivo, de la musculatura y de los vasos sanguíneos. Es un cáncer muy agresivo que suele aparecer en edades de niños y adolescentes. El 27 de enero, Dianela Benítez comenzó con molestias en su ojo izquierdo, cuando su madre, Marisa, la trasladó a la guardia del Hospital Rawson Los médicos sospecharon que algo no andaba bien. Días después, la sanjuanina comenzó la preocupación porque su ojo empezó a hincharse.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Diez meses después, este 24 de noviembre, DIARIO HUARPE acompañó a Dianela y toda su familia en un emotivo momento que se vivió en el primer piso de oncopediatría del Hospital Rawson. La joven tocó la "Campana de la Vida", como hace cada paciente que termina el tratamiento y recibe el alta médica.

Publicidad

El 22 de febrero, Dianela fue diagnosticada, y luego de varias consultas, la joven perdió su ojo izquierdo producto del daño que generó el tumor. “Mi hija salió a jugar el partido de su vida, sin saber el resultado” dijo Marisa, su madre.

La familia nunca perdió las esperanzas y acompañó a su hija durante nueve meses duros para todos. A su vez, la madre siempre estuvo muy agradecida de todo el personal del Hospital Rawson, desde los guardias, las secretarias, los médicos residentes y los especialistas que ayudaron a que Dianela pueda superar la enfermedad.

"Todo el personal del Hospital Rawson trabajó en equipo, todos estuvieron ayudándola y apoyándola", recordó la madre.

Dianela cumplió años en el mes de junio, mientras transcurría su enfermedad en el hospital. Ella se distraía haciendo algunas artesanías como pulseras de macramé o pintando de macetas de plantas suculentas, las cuales obsequió a todas las personas que estuvieron presentes en el campanazo.

Al principio Dianela estaba muy nerviosa porque tenía que hacer sonar la campana frente a toda la multitud de seres queridos que llegaron al Hospital Rawson para acompañarla en este momento tan importante de su vida. Después, con el paso de los minutos, se fue sintiendo más cómoda, habló con sus amigos y hasta dijo unas palabras en forma de agradecimiento a todo el personal del hospital que la estuvo acompañando durante casi un año.

Publicidad

Según dijo, durante todo el tiempo que estuvo internada, lo que más extrañó fue el colegio y reunirse con sus compañeros. Ella iba al Colegio Pedro Echagüe. Su madre destacó que tanto compañeros como autoridades del establecimiento siempre estuvieron presente preguntando por el estado de la joven. Cabe recordar que como Dianela estuvo en estado neutropénico (el sistema inmunológico está débil y aumenta el riesgo de contraer infecciones que pueden complicar la condición de salud) tuvo que resguardarse para no contraer ninguna enfermedad.

Galería de Imágenes

Dianela junto a las profesionales de oncopediatría. Foto: Gastón Vargas / DIARIO HUARPE.

Dianela recibió el cariño del sector de hematología. Foto: Gastón Vargas / DIARIO HUARPE.

Dianela junto al personal de enfermería del Hospital Rawson. Foto: Gastón Vargas / DIARIO HUARPE.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad