Publicidad

Provinciales > Historias sanjuaninas

El mural de bienvenida: Jano, el sanjuanino que es anfitrión en el merendero de su abuela

El pequeño tiene 1 año y 9 meses.

22 de junio de 2020

“Desde que estuvo en la panza nos acompañó a ayudar a otros niños”, dice Norma Trejo, la abuela de Jano Cufré, el niño sanjuanino que con tan sólo 1 año y 9 meses quedó pintado en la pared del merendero que conduce la mujer en Villa Carolina, Capital.

Su mural no es casual. Jano fue elegido porque oficia de anfitrión casi todos los días cuando los más de 300 vecinitos acuden a ese lugar a tomar la copa de leche. El pequeño es el encargado de abrirles la puerta para que Norma y sus colaboradoras les den esa infusión acompañada con algunas facturas, algo que en este tiempo de frío les “llena la panza y les abriga el espíritu”, según comenta la mujer.

Publicidad

Cuando llegó DIARIO HUARPE, Jano estaba sentado en un banco de madera dentro del merendero, como lo hace habitualmente. Tenía una camisa a cuadros y un buzo de lana con la estampa de Mickey Mouse, su dibujo preferido. La abuela luchaba por sacarle el chupete, pero el niño se resistía. Esa boca con sus escasos dientes de leche fueron los que despertaron los elogios para el artista que lo retrató, Lucas Sepúlveda. Una vez que vio la cámara de fotos todo fue distinto: su cara se iluminó y los ojos se le pusieron brillosos. Por decisión propia, el niño quiso salir y posar junto a su imagen estampada en la pared.

Jano le gusta la cámara de fotos. Busca la posición preferida y aprovecha los flashes. Foto: Mariano Martín/DIARIO HUARPE.

Todo comenzó durante el verano. Norma vio algunas publicaciones de Sepúlveda en redes sociales y lo convocó. El artista sanjuanino, de 23 años, se entusiasmó y le dijo a la mujer que buscara a un niño representativo dentro de la villa. Ahí saltó el nombre de Jano: “Era el indicado, él recibe a los niños y me ayuda a organizar las donaciones”, dice Trejo. El muralista hizo el bosquejo y lo realizó hace dos semanas. Su obra quedó concluida en apenas dos días.

Los vecinitos van y lo buscan para jugar. Foto: Mariano Martín/DIARIO HUARPE.

Para continuar el trabajo, el artista diagramó un esquema de seis murales para pintar en distintos puntos de San Juan y el primero que se concretó fue el de Jano. Ahora seguirá visitando algunos merenderos y refugios para buscar nuevas historias de los protagonistas. “El arte debe convivir con la sociedad, ser el medio para crear puentes y acercarnos entre todos”, afirma el joven artista.

Lucas Sepúlveda, muralista. Foto: gentileza.

Jano, un chico servicial

Melina Agüero, mamá de Jano, tiene 20 años. Dice que su hijo “nació para servir a otros”. Cuenta que el pequeño la acompañó desde que estaba en su vientre en todos los festejos que organizó junto a su madre y sus cuatro hermanos. Desde celebraciones por Reyes Magos hasta el Día del Niño, todo lo hizo cuando estaba embarazada.

Publicidad

El nacimiento del pequeño fue un milagro. Melina es mamá soltera y a las pocas semanas de transitar el embarazo, los médicos le dijeron que su caso era de riesgo. Sus bajas defensas obligaban a la joven a llevar un plan de vida más sedentario acompañado de un complejo vitamínico. Ahí estuvo puesto el desafío: poder articular la ayuda a otros con leves movimientos.

Jano junto a su mamá Melina en la puerta del merendero. Foto: Mariano Martín/DIARIO HUARPE.

“Mi trabajo y el de mi mamá no paró nunca porque tenemos en claro que nuestra misión en la vida es ayudar a otros. Jano tomó todos esos valores desde la panza y ahora, con su corta edad, sabe lo que es la solidaridad”, expresa Melina.

El merendero

El niño llegó en medio de una organización de murgas y corsos populares que la familia había propuesto en la villa para recaudar fondos y así ayudar a los vecinos. Si bien esto después mutó a otra idea, en los primeros años pudieron asistir a muchos chicos de esa zona. Movidos por ese espíritu, Norma se contactó con Iván García – dueño de una panadería que les provee alimentos – y juntos alquilaron un salón donde actualmente funciona el merendero.

Jano junto a su abuela Norma están en el merendero. Allí pasan varias horas del día. Foto: Mariano Martín/DIARIO HUARPE.

En tiempos de pandemia por el coronavirus, Trejo contó que se cuadriplicó la cantidad de chicos que atiende los lunes, miércoles y viernes cuando van a tomar la leche: pasó de 80 a 300. No tan sólo son de Villa Carolina, sino que llegan desde barrios como el Teniente Silva, Saturnino Sarassa y el CGT Rawson. Por ese motivo y con ayuda de algunas organizaciones sumó el almuerzo todos los sábados, donde Jano los recibe siempre con una sonrisa.

AYUDA

El merendero de Norma necesita colaboración para poder asistir a los chicos que llegan hasta allí a tomar algo caliente. Para ayudas: 264 4 57-7000.

Publicidad
Más Leídas
Más Leídas
Publicidad

ÚLTIMAS NOTICIAS