Publicidad

Provinciales > Vuelos sanitarios

Salud: por la pandemia, los traslados en helicóptero se volvieron más eficientes

Las condiciones extremas que impuso el Covid-19 en su peor momento hicieron que las aeroevacuaciones sean más rápidas y coordinadas.

12 de enero de 2023

La pandemia de Covid-19 llevó a los sistemas de salud de todo el mundo al límite. Fueron dos años duros, pero también dos años de aprendizaje en algunos casos. Esto fue lo que le sucedió a los encargados de Defensa Civil y los responsables de las aeroevacuaciones de toda la provincia de San Juan y en especial el grupo de Jáchal, que, por escenarios lamentables, tuvieron que aceitar este sistema de emergencias extremas.

“Llamen el helicóptero” es la orden que desencadena un sistema complejo de comunicaciones y un operativo que, en los casos más graves, puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. Las aeroevacuaciones, un tipo especial de vuelos sanitarios para los casos de urgencia, son el último recurso, cuando un hospital necesita sí o sí derivar un paciente a otro de mayor complejidad.

Publicidad
Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Durante los tiempos más duros de la pandemia, los casos en los que había pacientes cuyos casos se volvían graves muy rápido, algo que caracterizó las infecciones de Covid-19, aumentaron los vuelos. Los pacientes debían ser trasladados a terapias con problemas respiratorios extremos y eran más de los que podía sostener la infraestructura de departamentos alejados. El estrés sanitario, un término que se volvió tristemente conocido en 2020 y 2021.

Fue así que el protocolo, que los especialistas jachalleros ya conocían, se volvió más común que antes. “Desde que empezó la pandemia esto se agilizó y ahora es más aceitado y más rápido”, explicó Nicolás Pérez, encargado de Defensa Civil de Jáchal. La práctica hace al maestro, aunque esa práctica sean casos indeseablemente graves.

Si bien ya funcionaban bien, en la actualidad los operativos están funcionando con una exactitud casi perfecta. Un ejemplo fue el traslado de una embarazada de este miércoles 11 de enero. “Salió todo perfecto y cuando la ambulancia llegaba al club aéreo también lo hacía el helicóptero”, aseguró Pérez.

Esto es importante porque los traslados de pacientes graves son delicados. Lo ideal es que el enfermo no espere mientras llega la aeronave, por eso se la convoca y calculan el tiempo entre que sale desde el Gran San Juan a los departamentos alejados para que el arribo sea perfectamente sincronizado.

Publicidad

“En Salud se lo conoce como hora dorada, ese tiempo preciado en el que todo debe salir lo mejor posible para que se pueda salvar al paciente”, detalló Pérez.

En muchos casos la sincronización es la clave: que el paciente no deba esperar a la aeronave. Foto gentileza Defensa Civil Jáchal.

La pandemia marcó una diferencia porque, si bien habían recibido capacitación de especialistas sanjuaninos y de Nación desde hace tiempo, ahora conocen los tiempos de forma mucho más exacta. “Sabemos que la aeronave tiene un tiempo de entre 25 y 30 minutos si hay buen tiempo. Sabemos también cuándo se demora desde el Hospital y hasta armamos una burbuja especial con la Policía para que acompañen el traslado”, relató el director de Defensa Civil.

Si bien a veces hay complicaciones, como puede ser que haya mal tiempo, también saben resolver este tipo de problemas. “Todo está enmarcado en las comunicaciones, saber cuánto falta y cómo hacer el trayecto”, agregó.

Los traslados nocturnos son complejos, pero la pandemia los hizo necesarios. Foto genteliza Defensa Civil Jáchal.

Las urgencias inesperadas del Covid también hizo que mejoraran infraestructura y aprendieran procedimientos más extremos. Por ejemplo, vuelos sanitarios nocturnos.

En general se busca que los traslados sean con luz solar, pero el ritmo de la pandemia no siempre permitió esto. Durante los meses más graves del Covid por ejemplo, tuvieron que hacer las primeras aeroevacuaciones a oscuras.

En muchos casos la sincronización es la clave: que el paciente no deba esperar a la aeronave. Foto gentileza Defensa Civil Jáchal.

“El helipuerto no tenía luces, así que las primeras veces tuvimos que montar con las movilidades cruzadas un perímetro de luz, que permitan el aterrizaje, pero no molesten al piloto”, contó Pérez. Poco después consiguieron infraestructura, luces que se montan alrededor del círculo delimitado y hacen más posible los traslados a cualquier hora.

Aeroevacuaciones, el recurso extremo que es vital

Para Pérez, convocar al helicóptero es una posibilidad que funciona muy bien y que permite acortar los tiempos de traslado, aunque sigue siendo la última opción debido a los riesgos que representan los traslados. “Muchas veces los médicos tienen que llegar y estabilizar al paciente y prepararlo para el vuelo”, contó.

Por la geografía de San Juan, los viajes pueden ser largos y peligrosos para los pacientes. Foto gentileza Defensa Civil Jáchal.

Pero por la geografía de San Juan, siguen siendo vitales. “Muchas veces en Jáchal o departamentos alejados no tiene que ver solo con que estamos lejos del Hospital Rawson, que es el de mayor complejidad, también por cómo tenemos muchas personas viviendo en puestos o transitan la precordillera”, explicó.

No todos los traslados tienen que ver con Covid o cuadros clínicos que se complican, hay también siniestros, personas que se accidentan en lugares alejados. También para problemas domésticos o siniestros en las rutas.

“Para nosotros, que vivimos en departamentos alejados, es muy importante contar con una aeronave, tal vez con dos, porque son multifunción. El mismo helicóptero que usamos para trasladar pacientes, por ejemplo, también ayudó en los incendios de Valle Fértil”, cerró el especialista.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad