Publicidad

Provinciales > Identidad

Marcha del Orgullo en San Juan: miembros del colectivo Lgbti cuentan cómo fue cambiando en el tiempo

Previo a la Marcha del Orgullo en San Juan, DIARIO HUARPE dialogó con dos personas de la comunidad. Diferencias en las luchas, el aporte de internet y cómo ven el futuro son algunas cosas de las que hablaron. 

20 de noviembre de 2022

La Marcha del Orgullo tendrá su 13ra edición en San Juan. El evento sirve como un espacio de memoria y celebración Lgbtiq+. A las 20 se reunirán las diferentes agrupaciones en avenida Libertador y Paula Albarracín de Sarmiento. 

Como espacio de memoria, DIARIO HUARPE conversó con dos miembros de los colectivos de la diversidad. Por un lado, Jorge Baletti, de 51 años, varón gay y, a Nicolás, de 27 años, varón trans, para conversar de las diferencias en el tiempo, la militancia, la representación y las conquistas de derechos.

Publicidad
Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Jorge, en el medio de la foto, es parte de la Seciti.

Nicolás, a la derecha, se dedica al humor.

Las comunidades y el tiempo

Jorge Balleti habló sobre su adolescencia. “Desde chico me di cuenta de que me sentía diferente. No tenía que ver con la identidad sexual, sino más bien con las cosas que me gustaban y la forma en que sentía. Tuve suerte de rodearme de gente que me quería y en casa fui criado con mucho cariño. Sin embargo, la diferencia que más noté fue cuando empecé a militar”, comentó. 

Nicolás, por otra parte, dijo: “Desde niña me gustaba la ropa de mi hermano o jugar a la pelota. Era la única niña entre mis primos. Lo que no sabía era que podía ser un varón trans. Mi adolescencia fue de mucha búsqueda y experimentación, hasta mis veintitantos en los que comencé la transición. Al salir del closet me encontré con una aceptación del entorno muy buena porque la mayoría ya lo intuía”. 

Cómo se construían las redes de militancia

Jorge explica que las militancias eran más bien locales. “En ese momento había que moverse, pero si buscabas, encontrabas. Era una época de redes comunitarias y en las que la militancia se movía en el barrio. Hay que tener en cuenta que nosotros veníamos de una dictadura, de una persecución, por lo que moverse con discreción era una forma de supervivencia. Pero para eso necesitabas de un otro que estaba ahí, que conocías y te acompañaba”.

Nico cuenta que comenzó a militar cuando empezó a necesitar información de la identidad de género. “No sabía que tenía acceso a una ley que es bastante completa. Por ejemplo, se puede acceder a operaciones gratuitas, sin necesidad de tener el DNI cambiado. Esas cosas las empecé conocer buscando en internet y a estos espacios de difusión. En mi caso fue Aequalis. Cambia la relación con el entorno cuando encontrás una comunidad que comparte otras cosas, como perseguir derechos”.

Publicidad

La influencia de internet

Para Nicolás fue un refugio. “Los primeros que se enteraron de mi cambio fueron mis amigos de internet. En ellos encontré un espacio seguro para contar lo que me pasaba, sobre todo en esa etapa de adolescencia en la que era un chico lleno de dudas. Y fue muy loco porque quizás era gente de Colombia o Perú que nunca iba a conocer, pero sí me sirvieron para estar menos solo porque cuando compartíamos algo nos dábamos cuenta de que la mayoría pasábamos por una situación similar”.

Jorge expresó sobre internet: “Es una herramienta muy útil la verdad. Sobre todo porque permite conocer lo que pasa en otros lugares, pero también a veces hace que parezca que las cosas están mejor de lo que realmente están, porque se pierde el contacto con el que tenés al lado. Ahí creo que se nota mi edad, pero creo que hay que tener un cuidado especial para que no termine creando una burbuja virtual que no se comparta con lo que pasa en la comunidad, con ese que al final del día es el que tenés más cerca”.

Las luchas

Una de las grandes diferencias que ambos marcan es que si bien las luchas se mantienen, los procesos para conseguirlas se han vivido de manera diferente en cada generación.

Jorge dice: “Nosotros vimos a gente que literalmente dio la vida por la causa. Vimos como eran perseguidos policialmente. Que te molían a palos por darte un beso. Lo que se ha conseguido en estos últimos 20 años es por motivo de una lucha colectiva y organizada. Y eso es lo que no se tiene que perder. Sobre todo para no volver atrás, porque nosotros vivimos en un mundo sin esas garantías y saber que se puede retroceder es algo que no nos podemos olvidar como colectivo”.

Nico nació en un país en democracia, se convirtió en un ciudadano de derechos con la Ley de Matrimonio Igualitario y accedió a una Ley de Identidad de Género. “Me pasa que no me puedo imaginar en un mundo sin esas leyes. Es como imaginarme un país sin democracia. No puedo. Pero sí entiendo ese miedo de perder algo que conseguiste. Algo que milité fue el aborto legal, como varón trans necesitaba formar parte porque los varones trans gestamos, parimos y abortamos. El día que se sancionó estuve muy feliz, pero con el tiempo fue apareciendo ese miedo ¿qué pasaba si a los días la sacaban? Así que entiendo esa inquietud de que algo conquistado deje de estar”.

Lo que viene

Jorge cerró diciendo: “Me gustaría seguir teniendo memoria para con nuestra comunidad. No quedarnos en la comodidad de lo que se consiguió, porque para que eso pasara hubo mucho esfuerzo, mucha lucha, mucha gente separada y dejada en la soledad. Esta fecha tiene ese gusto raro. Por un lado, la amargura de no entender por qué se tuvo que soportar una violencia tan marcada hacia algo que no hace daño a nadie. Pero, por el otro, de marchar con orgullo, no creo que haya mejor palabra para describirlo, orgullo de ser lo que se es”.

Por último, Nicolás expresó que “si bien está el miedo a perder lo que se conquistó, veo con optimismo a las generaciones que vienen. Las noto más comprometidas y siento que se bancan menos la violencia, que le ponen un freno antes. Confío en que cuando no estemos nosotros, estos lugares los ocuparán una generación mejor”.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad