Publicidad

Economía > Panorama delicado

Hay stock vínico equivalente a 6,25 meses y existe preocupación en San Juan

Por primera vez en años, la fecha de liberación del vino en San Juan llegó con un porcentaje alto de la cosecha anterior sin poder ubicar en el mercado.

06 de septiembre de 2023

El INV publicó los datos nacionales de stock vínico y encendió las alarmas, también en San Juan. A pesar de que la sequía y los problemas económicos causaron la peor cosecha en décadas, todavía existe el equivalente a 6,25 meses de vino sin vender.

El dato revive el fantasma del sobrestock vínico, la crisis que sufrió el sector vitivinícola completo durante años y que costó rentabilidad y puestos de trabajo hasta que entre 2019 y 2020 se empezó a estabilizar. Antes, el exceso de producción hacía que cada año el precio del vino y el precio de la uva cayera y en su momento tuvieron que intervenir los estados provinciales para poder sostener al sector. También impulsó la creación de la Coviar, como organismo que buscaba sostener la comercialización.

Publicidad

El representante sanjuanino de la Corporación Vitivinícola, Gustavo Samper, aseguró que están muy preocupados por las estadísticas del INV. Es que estos valores indican que incluso teniendo muy poca producción, no llegan a venderla. Y si el fenómeno del Niño aumenta los quintales esta temporada, se agravará el escenario.

“Venimos diciéndolo desde las primeras reuniones de cosecha, planteamos que había un problema grave de despacho y exportación y hoy se ve reflejado en los números”, aseguró Samper en diálogo con DIARIO HUARPE. “Argentina exportaba entre 110.000 y 120.000 toneladas y este último año fueron 50.000”, explicó.

El empresario vitivinícola dijo que la baja en las ventas se explica tanto en el mercado interno como en el externo. A nivel local, registran caídas mensuales alrededor del 10% cada mes y esto estaría relacionado tanto con la crisis económica como con la ley de Tolerancia cero al volante.

“Todavía no podemos cuantificar cuánto nos dañó la ley”, dijo en referencia a la normativa que prohíbe conducir habiendo consumido bebidas alcohólicas, eliminando el límite anterior de 0,5 g/l. Pero sí aseguró que, en este momento histórico, esta prohibición es otra mella contra un sector que ya se encontraba muy golpeado por la caída del consumo.

Publicidad

En cuanto al mercado externo, Samper puso el foco directamente en la brecha del dólar y las dificultades que existen para pagar costos externos. “Los pagos a los servicios externos se frenaron porque no hay disponibilidad de dólares para pagar y esto frenó las ventas”, aseguró.

Además, dijo, el desdoblamiento de la moneda vuelve menos competitivos a los productores locales. Es que, si bien pudieron acceder a mercados externos con el dólar agro productivo, fue solo en la última versión de este beneficio. Y, aun así, el anuncio que hizo Sergio Massa de una divisa a precio diferencia a más de $300 el dólar, ya quedó desactualizado nuevamente por la devaluación oficial e informal del blue.

“Ese es un desfasaje que el ministerio entiende, pero no tienen dólares para pagar los servicios de exportaciones”, dijo Gustavo Samper.

La crisis de stock que el sector vitivinícola no preveía 

Desde 2020 a la actualidad, que sobrara vino parecía un problema lejano, luego de que el mercado pudiera alcanzar cierto equilibrio hubo hasta amenazas de importación. El año bisagra fue el de la pandemia, cuando el consumo aumentó a nivel nacional e internacional, acompañado de que las cosechas se achicaron por la sequía.

Durante el inicio de la vendimia 2023 los precios de la uva repuntaron, dejando atrás escenarios como los de mediados de la década pasada, cuando el Estado debía comprar un porcentaje de la cosecha para mejorar lo que cobraban viñateros. Incluso, hubo voces en contra del acuerdo de diversificación entre Mendoza y San Juan, que cada año firman un mínimo de destino de uvas para otros usos, como mosto, pasa o jugos.

Por eso, el anuncio de stock de 6,25 sorprendió tanto en San Juan como en Mendoza. Temen que esto disminuya el valor de la uva y también de los productos industriales, algo que se dio entre 2014 y 2015, cuando a nivel regional impulsaron un proyecto para desnaturalizar parte de estas reservas.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad