¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

20 C°

Viernes

13 C° / 23 C°

Sábado

12 C° / 23 C°

Judiciales > Video informe

A un año de la trágica muerte de Ailén y Julieta: el dolor de dos familias y el deseo de justicia

Este domingo 28 de febrero se cumple el primer aniversario.  El conductor que las atropelló sigue preso, aunque sin sentencia.

Ailén y Julieta eran muy amigas. Foto Facebook.

POR Germán González
28 de febrero de 2021

28 de febrero de 2021

Era la noche de un corso para los niños, un evento al que Ailén y Julieta estaban muy entusiasmadas por ir. Eran amigas del barrio y hace poco disfrutaban de vivir con sus familias en una casa propia en el Cruce de Los Andes. Pero aquella noche se desató la tragedia: un auto, a toda velocidad, atropelló y mató a las niñas de 11 años. El conductor se fugó y se entregó siete horas después en estado de ebriedad, dijeron fuentes policiales.

Era viernes aquel 28 de febrero de 2020. Las niñas estaban contentas, pero nunca se imaginaban lo que pasaría cuando intentaran cruzar la calle Mendoza, entre 13 y 14 cerca de las 22.30. Es que un Peugeot 404 color blanco las arrollaría.

La primera movilización para pedir justicia fue el 2 de marzo de 2020. Foto archivo DIARIO HUARPE.

Ailén murió en el acto, mientras que a Julieta la arrastraron 300 metros hasta una esquina donde su cuerpito cayó. Sin escatimar, el automovilista Sergio Arena de 30 años continuó con su marcha y la pasó por arriba, según consta en el expediente judicial.  La niña falleció camino al hospital.

La mamá de Ailén, Susana Mendez, habló con DIARIO HUARPE a un año de la tragedia pocitana. La mujer recuerda todo como si hubiera ocurrido ayer y todavía cree estar atrapada en una pesadilla eterna. “Me llegó un mensaje al celular de que habían atropellado a un niña del barrio y de inmediato sentí que era mi hija, sentí un dolor muy fuerte en mi pecho”, dijo la madre de Ailén. Cuando llegue la Policía me dijo que estaba muerta”, agregó.

“Mi hija era una niña muy estudiosa y muy buena, no merecía que su vida se acabara así”, resaltó Susana. Los primeros meses me parecía que era un sueño malo y que pronto iba a despertar”, refiriéndose a cómo sería su vida sin su niña tiempo después.

Sergio Eduardo Arena se entregó a las siete horas del siniestro fatal. Foto Facebook.

Las nenas Ailén y Julieta eran muy amigas, ya que vivían en el mismo barrio, inclusive compartían tiempo en la escuela. La mamá de Julieta, Noelia Quiroga, prefirió no hablar ante las cámaras porque la muerte de su nena es algo que todavía no puede canalizar en palabras.

La misa aniversario fue en el templo de Santa Bárbara este viernes. Allí asistieron varios de los familiares de las pequeñas. Por su parte, Susana contó a este medio que hace poco cambiaron de lugar los restos de su hija y de Julieta porque estaban en nichos prestados. Fue un momento doloroso, según rememoró la mujer. "Espero que algún día pueda descansar al lado de mi mamá", dijo como deseo. Susana lamentó el año de pandemia porque no le permitió ir a visitar a su hija, ya que el cementerio estaba cerrado. 

Con respecto al automovilista, los familiares de las niñas contaron que el hombre sigue preso en el Servicio Penitenciario Provincial, pero no hay ningún fallo en su contra. Tienen expectativa de que el juicio empiece en marzo. “Quiero que se haga justicia porque es una persona que mató a dos criaturas”, cerró Susana.

En el lugar donde ocurrió el hecho fatídico hay un cartel azul con los nombres de las pequeñas. Fue un homenaje realizado por Familias del Dolor y de la Esperanza, asociación que aglomera a las familias que perdieron a un ser querido en un siniestro vial. Las familias de Ailén  y Julieta recibieron con emoción esta iniciativa. Ahora quieren que se llame a la plaza del barrio con sus nombres.

Video

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión