Publicidad

Política > Nueva medida

Orrego dijo que no echará a empleados considerados indispensables

Después del primer decreto en el que echaban a todos los contratados con menos de seis meses de antigüedad, el gobernador dispuso cambios con los empleados indispensables. 

POR REDACCIÓN

15 de diciembre de 2023
Son unos 5.500 los trabajadores con diferentes tipos de contratos que podrían ser cesanteados. Foto: Archivo. 

Una de las primeras acciones de Gobierno que realizó el gobernador Marcelo Orrego fue firmar un decreto por el que disponía dejar cesantes los trabajadores que ingresaron como contratados y luego pasaron a planta permanente y tenían menos de seis meses dentro de la estructura oficial. Este viernes se conoció otro decreto por el que el gobernador aclaró que no echará a empleados considerados "indispensables". 

En la edición de este jueves del Boletín Oficial salió publicado el decreto 2701 fechado este 12 de diciembre. En los considerandos de la medida el mandatario recordó que en el Decreto Acuerdo 62 en el que se faculta al Gobierno a dejar cesantes a todos los empleados estatales que fueron ingresados a planta, pero no tienen los seis meses de antigüedad que marca la ley para que puedan adquirir la estabilidad como empleados del Estado. 

Publicidad

Acto seguido se aclara que "resulta necesario generar una norma de excepción al acuerdo N.º 0062/23 destinada, a fin de evitar en todo momento que se afecte la normal prestación de los servicios considerados esenciales tales como atención al público funciones administrativas necesarias para el desarrollo de la actividad estatal, guarda, custodia y conservación de bienes del Estado, ejercicio de control público fiscal financiero y toda otra función que cada repartición considere esencial", asegura la norma.

Una vez que este texto establece que los trabajadores que, aun teniendo menos de seis meses de trabajo son considerados esenciales, pueden conservar su puesto, se faculta a los ministerios, secretarías de estado y funcionarios públicos que se desempeñan como autoridades superiores de las entidades autárquicas para que puedan "establecer los casos particulares de excepción en los cuales resulta necesario conservar las funciones de los agentes", asegura la norma legal que permitirá que estos trabajadores sigan en funciones si el responsable del área lo considera un trabajador indispensable. 

Ya en la parte resolutiva, el decreto establece que aun los trabajadores que deban ser despedidos mantendrán sus trabajos hasta el 31 de diciembre inclusive. Esto implica que no deberán dejar sus lugares de inmediato, sino que todos llegarán hasta fin de año en sus trabajos.

En el caso de los trabajadores a los que sus superiores los consideren indispensables, serán los mismos jefes o responsables de área los que deberán pedir que el empleado en cuestión siga trabajando para el Estado.

Publicidad

El decreto establece que estos jefes podrán "solicitar la continuidad laboral" de cada agente del Estado que resulte "indispensable y o esencial para el normal funcionamiento de las unidades administrativas correspondientes".

Inmediatamente, el texto aclara que más allá de que el empleado sea considerado indispensable, su vínculo laboral quedará supeditado a lo que disponga la Comisión Evaluadora que dependerá del ministerio de Economía que determinará si este empleado debe seguir o no en el Estado. 

En cuanto a la cantidad de empleados que serán evaluados por esta comisión el mismo Orrego aclaro que se trata de unos 5.500 trabajadores. De este total hay más de 2.000 que fueron contratados que pasaron a planta y más de 3.000 que tiene contratos anuales que se fueron renovando para que puedan brindar una determinada prestación. 

Publicidad
Más Leídas
Más Leídas
Publicidad