Publicidad

Provinciales > Tristeza

El antes y el después del incendio en el Parque Presidente Sarmiento

El miércoles el Parque Sarmiento fue nuevamente víctima de un voraz incendio que cambió el cuadro por completo. 

07 de julio de 2022

Tan sólo dos años atrás, el Parque Presidente Sarmiento era un lugar lleno de vida. La verde vegetación, la fauna que habitaba el lugar, las aves que llegaban para iniciar su proceso de reproducción y nidación. Hoy, un día después de los devastadores incendios, de todo eso sólo queda un registro fotográfico. Las imágenes actuales tienen un denominador común: todo se tiñó de un color gris. Más del 75% de las hectáreas terminó reducido a cenizas. 

En diciembre del 2018, DIARIO HUARPE contaba que en los lagos del humedal, una pareja de cisnes de cuello negro, junto a sus seis crías, habían sido avistados. Se trata de una especie exótica, que se distribuye desde el sur de Brasil hasta Tierra del Fuego. El cisne de cuello negro es natural de América del Sur, y a su vez, es el único representante del género Cygnus que habita en Sudamérica.

Publicidad

En 2019, este medio, con alegría, daba a conocer que el nivel de agua de las lagunas estaban en su cota máxima y eso provocó que un gran número de especies, que no se veían desde hacía muchos años, migraran a la zona y los vecinos y turistas que llegaban al lugar disfrutaran de un verdadero Edén. Quienes saben del tema, aseguraban que el parque estaba en su mejor momento. 

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Desde el 2020 y hasta la actualidad, la situación comenzó a cambiar de la mano de la crisis hídrica que afecta a la provincia. En septiembre del 2020, desde la Dirección de Hidráulica de la Provincia decidían activar de manera intensiva la batería de pozos instalada en el valle zondino para abastecer el desregulado consumo de agua en el Gran San Juan. Esto provocó una abrupta baja del nivel del agua y algunas lagunas se secaron por completo. Todo iba a cambiar.

Actualmente, en menos de una semana, el espacio se consumió casi por completo. El pasado 27 de junio un incendio de grandes características arrasaba con unas 40 hectáreas. La sequía de la vegetación fue un factor determinante. Tan sólo 10 días después, y con un fuerte viento Zonda como protagonista, en la tarde del miércoles más de 500 hectáreas quedaban completamente devastadas, acabando con gran parte de la flora y fauna del lugar. 

Los especialistas, en los primeros relevamientos, destacaron que entre los dos incendios se consumió más del 75% del total de la superficie de la reserva, 11 equinos murieron calcinados junto a varios roedores de una especie que sólo habitaba en el lugar. La recuperación, dijeron, será un proceso lento que dependerá del accionar o no de la mano del hombre y del compromiso de los ciudadanos con el medio ambiente. 

Publicidad