¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

19 C°

Miercoles

10 C° / 26 C°

Jueves

15 C° / 21 C°

Provinciales > Historias sanjuaninas

Las Alexias de Media Agua: gemelas y ahijadas de Cristina Kirchner

Tienen 7 años y aún no pudieron conocer a su madrina, la expresidenta y actual vice.

POR Eliana Ruiz SEGUIR
27 de febrero de 2020

27 de febrero de 2020

Las 2 se llaman Alexia, son sanjuaninas y tienen 7 años.

Y son gemelas pero no iguales: Alexia Xiomara Ruth es de tez trigueña y pelo castaño; Alexia Candela Ruth es morocha.

Las Alexias comparten otra característica: son ahijadas de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, actual vice de Alberto Fernández.

─¡Mi madrina! ─gritan cuando la ven en la TV.

Pero nunca la vieron personalmente. Su mamá, Yenia Cornejo, siempre tuvo en claro que iba a ser difícil que Cristina las recibiera en la Casa Rosada o en la Quinta de Olivos.

En octubre de 2012 las Alexias venían en camino y Yenia, que así llegaba a 7 hijas, se acordó del caso de un sanjuanino, séptimo varón de una familia que había conseguido el padrinazgo de un presidente. Yenia venía de votar a Cristina en las elecciones presidenciales de 2011 y se ilusionó. 

La mujer, que vive en el Barrio Municipal del Sur, en Media Agua, departamento de Sarmiento, no tenía internet ni computadora, así que su amiga Marta empezó a googlear hasta que dio con una ley sancionada en 1974: la 20.843 de padrinazgo presidencial.

"Toda persona, cualquiera sea su edad, que haya sido apadrinada por el titular del Poder Ejecutivo, tendrá derecho a que el Estado nacional le asegure la realización gratuita de los estudios de nivel primario, secundario, universitario o especial que curse en establecimientos educativos oficiales”, leyó en la pantalla. 

Enseguida Yenia anotó todo en un cuadernito.

El origen de la norma se remonta a los inmigrantes rusos que creían que el séptimo hijo varón es un hombre lobo y la séptima hija mujer es una bruja. En 1907 empezó la tradición con el presidente José Figueroa Alcorta.

Las Alexias nacieron el 21 de diciembre de 2012. 

Fuera de la sala de parto estaban sus 6 hermanas: Luna, de 28 años; Karen, de 24; María Ángeles, de 21; Lourdes, de 19; Luna, de 16 y Solange, de 12.

Los nombres estaban definidos. Luna dijo que le gustaba mucho Alexia. El segundo, en cambio, dependería de cómo estuvieran en la panza de mamá. La de posición fetal se llamaría Candela, el nombre elegido para el primer nieto de Yenia en caso de que fuera mujer. La que estaba cruzada sería Xiomara, por la sugerencia de una amiga de la familia. Y acordaron un tercer nombre: Ruth, aportado por María Ángeles, quien se quejó porque nunca la dejaban opinar.

Entonces, a las 19 de ese miércoles nació Alexia Candela Ruth, con un peso de 2,900 kilos y Alexia Xiomara Ruth, 7 minutos más tarde y pesando 2,200 kilos.

Yenia trabaja en el Municipio de Sarmiento. Actualmente está a cargo del control de las cuadrillas de limpieza y mantenimiento del departamento, pero hace 7 años estuvo en otras áreas. Se encarga sola de sus 8 chicas; la figura paterna está ausente.

Por su empleo mantiene contacto con el intendente. Allá por 2013 era Alberto Hensel, quien le contó que estaba por viajar a Buenos Aires para reunirse con Cristina Kirchner.

“Mandale saludos a mi futura comadre”, le dijo Yenia, como chiste. Hensel le preguntó por qué decía eso. Y al enterarse de las gemelas se comprometió a averiguarle cómo tramitar el beneficio.

Unos días más tarde le informó que debía ir a Ceremonial y Protocolo en Casa de Gobierno. Yenia lo hizo y le explicaron todo.

“Armé la carpeta con documentos en una semana por la emoción de que mis hijas iban a ser bautizadas y la madrina iba a ser Cristina”, dice la mamá a DIARIO HUARPE.

El 12 de junio de 2014 estaba por ir a un acto de inauguración de luminarias cuando el entonces secretario de Gobierno Mario Martín (que es el actual intendente de Sarmiento) se presentó en su casa. Le dijo que la estaba buscando la Policía. Y ella fue hasta la comisaría, donde le pidieron un número de contacto. Dejó el número de su mamá, porque su celular estaba roto.

“Llamaron ese día a las 22 y me confirmaron que mi trámite había sido aprobado. Me dijeron que eran las primeras ahijadas dobles del país”, cuenta.

El bautismo oficial se fijó para el martes 17 de junio de 2014.

“Entre la emoción me llené de preguntas, porque tenían que asistir como corresponde y en ese momento mi situación económica no era muy buena”, recuerda Yenia.

Varios vecinos de Media Agua ayudaron a la familia Cornejo para que el acto fuera perfecto.

Desde la Municipalidad le proporcionaron 2 movilidades de manera gratuita asistir con familiares y amigos. Una conocida se encargó de la indumentaria de las nenas. Otras ayudaron con el peinado y la ropa de Yenia y sus demás hijas. Todo en “cómodas cuotas”.

El bautismo se hizo en la Catedral. Los padrinos de las Alexias fueron Nelson Otarola, el tío, y Darío Morales, amigo de Yenia.

No solo hubo familiares y conocidos de las gemelas: también estuvo José Luis Gioja, el gobernador de aquel entonces, más intendentes y personal de Prensa de Nación. Cristina Kirchner no fue pero estuvo representada por la Edecán del Ejército María Isabel Panza.

Después de la ceremonia hubo un ágape con regalos: un changuito para transportar a las nenas, 2 rosarios de plata, un libro sobre la Casa Rosada, 2 medallas de oro y diplomas que certificaban que las Alexias eran ahijadas de la presidenta. También firmaron los papeles para recibir las becas escolares. En 2019, el aporte estatal llegó en marzo: $ 4.700 por cada melliza.

El 26 de julio de 2019 las Alexias tenían 6 años y Cristina Kirchner llegó a la ciudad de San Juan para presentar su libro Sinceramente. Yenia se enteró días antes: le encargaron que buscara simpatizantes para viajar a la capital y alentar a la actual vicepresidenta en el estadio Aldo Cantoni.

Por supuesto, las Alexias se agregaron al contingente para conocer a CFK.

A la abuela Raquel se le ocurrió hacer un cartel: “Te queremos, madrina”, decía, con fondo rosado.

Pero no pudieron entrar en el estadio. Sólo vieron y escucharon a Cristina cuando salió a saludar. Las nenas estaban a unos 30 metros y le pidieron a su mamá que las alzara para verla mejor. De a ratos estuvieron en los hombros y aprovecharon para levantar su cartel lo más alto posible.

“Estaban emocionadas ─dice Yenia─, la miraban en la pantalla y la saludaban como si las estuviera mirando”. Alexia Candela coreaba el cantito "Vamos a volver", Alexia Xiomara bailaba y saltaba.

Al final no lograron conocer personalmente a la madrina Cristina. Pero no pierden la esperanza, dice Yenia: "Igual le tienen mucho cariño”.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.