AHORA

15 C°

Sábado

6 C° / 21 C°

Domingo

5 C° / 25 C°

Decoración > ¡Manos a la obra!

Pintura de azulejos para una remodelación low cost

En esta nota, la diseñadora Darinka Gambetta explica el paso a paso para renovar las paredes de baños y cocinas con tus propias manos y un poco de pintura.

Es recomendable utilizar tonos claros para generar sensación de amplitud.

POR REDACCIÓN

30 de julio de 2020

Pensar en remodelar el baño o la cocina de casa despierta, comúnmente, dolores de cabeza. Cañerías, artefactos, azulejos… ¡todo implica muchos gastos en mano de obra y materiales! Pero, si lo que se busca es renovar estos espacios, darles una lavada de cara, y que luzcan como nuevos, la tarea puede ser mucho más sencilla, barata y, como afirma la diseñadora de interiores Darinka Gambetta, incluso puede realizarse sin contratar a terceros.

La pintura en azulejos permite darle un nuevo aire tanto a la cocina como el baño, dos de los ambientes más visitados en cualquier casa. Con el paso del tiempo, estos pequeños cerámicos que revisten las paredes muchas veces se van rompiendo y, tras su reemplazo, las reparaciones lucen como una especie de parche muy molesto a la vista. Por otro lado, también sucede que los colores elegidos para los mismos cansan al pasar los años o, bien, el motivo o guarda que los adorna queda fuera de moda. Todo esto, por suerte, tiene solución y la misma es tan sencilla que Darinka Gambetta recomienza poner manos a la obra y animarse a usar las propias manos para darle una nueva vida a estos ambientes del hogar.

¿Qué se necesita?

-Pintura de azulejos: Como explica la profesional, normalmente puede encontrarse en color blanco y es el tono más aconsejado por ella tanto para baños y cocinas. En este sentido, es importante tener en cuenta que los colores claros reflejan la luz del ambiente y generan sensación visual de mayor amplitud.

Algunas marcas trabajan este tipo de pinturas bajo el nombre “pintura de azulejos” mientras que, también, puede encontrarse como esmalte satinado.

-Esponja y trapo para limpiar: Lo ideal es que no desprendan ningún tipo de pelusa al pasarlos por la superficie a tratar ya que esto puede influir negativamente en el acabado final.

-Cinta de enmascarar: La diseñadora recomienda la que viene en color azul ya que tiene menor adherencia y, además, se distinguirá con mayor facilidad del fondo.

-Rodillo de goma espuma o pelo corto, pincel para los retoques y bandeja para rodillo.

¡Manos a la obra!

Antes de comenzar a pintar es fundamental preparar la superficie. Con una esponja y agua hirviendo (usar guantes) lo primero a realizar es el desengrase de los azulejos que luego se pintarán. En este paso se retirará todo el residuo de jabón, aceites, etc., que tanto en el baño como en la cocina se van acumulando con el paso del tiempo.

Se repite la operación dos o tres veces hasta haber retirado exitosamente toda la grasitud. Puede utilizarse, también, algún producto desengrasante.

Luego de limpiar bien la superficie, el siguiente paso consiste en cubrir todos los bordes y aquello que no deseemos pintar con cinta de enmascarar.

¡Y ya es hora de tomar el pincel! Comienza la parte más divertida del trabajo que tiene que ver con cubrir de pintura los azulejos. Utilizando el rodillo, se cubre toda la superficie con el esmalte sintético. Es importante, destaca la diseñadora Darinka Gambetta, que no queden líneas o vetas y, para esto, es útil utilizar la bandeja para descargar el rodillo y que este no tenga demasiada pintura. Con eso, también se evitará manchar el suelo.

“Dependiendo del color del azulejo de base será la cantidad de manos de pintura a aplicar. Normalmente debe darse tres o cuatro manos de pintura”, explica la profesional a lo que añade que “para lograr un acabado prolijo es imprescindible esperar entre mano y mano la cantidad de horas indicada en el envase de la pintura. Si este no lo enuncia, aguardar ocho horas como mínimo para asegurarnos de que la capa anterior ya está seca”.

El color, en detalles.

Darinka Gambetta asegura que es recomendable utilizar colores neutros y, en lo posible claros, para el cielorraso y paredes de baños y cocinas. Esto lo explica de manera muy sencilla: los tonos claros reflejan la luz y agrandan visualmente los espacios, a la vez que los hacen más luminosos. Algo que todos quieren lograr en este tipo de ambientes.

Por su parte, el diseño y color puede darse a través de los detalles. Adornos, el marco del espejo, una cortina de baño. En este sentido, es fundamental elegir dos o tres puntos focales en la habitación y añadir todo el color allí. Cuando ese estilo o tono canse, es fácil de reemplazar. No así con toda la pintura del lugar.

El color, mejor en detalles.

Cómo calcular la cantidad de pintura necesaria

Si bien lo más sencillo es consultar con el personal de atención en la pinturería que elijas, también se puede sacar el cálculo de manera fácil: Para ello, lo primero es calcular el área a pintar. Debe medirse el ancho y alto de la pared (o superficie de azulejos) y multiplicar estas dos medidas para obtener los metros cuadrados.

Si hay ventanas o puertas en el lugar, es necesario restar al total la superficie de las mismas. Luego, multiplicar el resultado por el número de capas que desees darle (se recomiendan entre tres o cuatro). Por último, dividir ese resultado por la cantidad de m² por litro que se indica en la lata de pintura.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?