Publicidad

Provinciales > Salud

Semana de la Lactancia Materna: el trabajo de las puericultoras

Una especialista pasó por el programa Yo te Invito para dar detalles de cuáles son los beneficios de la leche materna y el rol de las puericultoras, junto a las mamás.

POR REDACCIÓN

03 de agosto de 2022

Desde el pasado lunes y hasta el próximo domingo se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna. La profesional Lucila Leibiker pasó por el programa Yo Te Invito, que conduce Ana Paula Zabala todas las tardes por Telesol, para contar de qué se trata su trabajo y cuáles son las curiosidades y beneficios a la hora de que las mujeres deciden dar de mamar. 

"Las madres están al cuidado de los niños recién nacidos, nosotras estamos para acompañarlas en el proceso nuevo. No es sólo guiar en la acción de dar la teta, es el deseo de estar con la madre, ya sea que quiera o no dar de mamar. Lo que buscamos es que sea una experiencia lo más placentera posible", comenzó diciendo la joven, puericultora de profesión.  

Publicidad

La leche materna es conocida por ser un superalimento, por todos los beneficios y nutrientes con los que cuentan. "Es súper importante para el bebé en los primeros meses. Tiene proteínas, hidratos de carbono e inmunoglobulinas. Esto último colabora en las defensas de los niños. Si se enferman, hace que sea menos grave", explicó. Cada leche materna es única para cada niño. Tiene los nutrientes que ese bebé necesita.  

Para las madres, la capacidad de producir leche disminuye la posibilidad de padecer cáncer de mama. Además, es amigable con el medio ambiente, por lo que no genera residuos. Por los nutrientes, la mayoría de los bebés se enferman menos, por lo que colabora a que la mamá falte menos a su lugar de trabajo. 

La profesional explicó que si bien es el trabajo principal de la mamá, no es exclusivo. "El apego, que se dice que es una cosa de madre e hijo y se da en el momento de la lactancia, no es así. Cada una de las personas que rodean a la pareja cumplen un rol importante, dependerá del vínculo creado con cada uno de ellos, sea el padre, abuelos o tíos", dijo Lucila. 

En cuanto a los mitos sobre la leche materna o la leche de fórmula, la profesional recomendó que siempre que se pueda se opte por la primera opción, pero que la segunda es también válida. "Se cree que la leche materna alimenta menos. Escuchamos a muchas mamás decir que los bebes se quedan con hambre y refuerzan con fórmula. Esto se debe en realidad a que los procesos de digestión de cada una de ellas, es diferente", contó.

Publicidad

El tiempo de digestión de la leche materna sólo son 45 minutos, mientras que la de la leche de fórmula, al contar con otro tipo de nutrientes, es de más lenta digestión. "Si la mamá le dio teta y dejó pasar 30 minutos, cuando acueste el niño, en unos minutos va a llorar porque tiene hambre de nuevo. Con la leche de fórmula le lleva más tiempo que pase al tracto gastrointestinal y da la sensación de saciedad", explicó.

Por otro lado, también se rompió el mito de la leche materna conservada. "Si no se quiere optar por la opción industrializada, la madre puede sacarse leche y guardarla en la heladera. Guardada herméticamente puede estar hasta 72 horas. Si se desea, también existe la posibilidad de congelar el producto y descongelarlo bajo el chorro de agua tibia o a baño maría", finalizó.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad