Publicidad

Provinciales > madrugada de terror

"Carguen lo de mayor valor": los mensajes de los que temían que el fuego llegue a sus casas

Mientras los bomberos trabajaban, las llamas avanzaban. Desde sus casas, los vecinos temían el momento en el que les tocaría abandonar sus viviendas. 

POR REDACCIÓN

07 de julio de 2022

A medida que las llamas avanzaban de sur a norte alentadas por las primeras ráfagas de viento sur, en los celulares de los vecinos de la zona este del departamento de Zonda comenzó a circular los mensajes de alerta por una “posible evacuación”.  

La incertidumbre, la preocupación, la sensación de estar a punto de perderlo todo y la pregunta, qué cargo, qué me llevo, se instaló en los hogares zondinos.

Publicidad

Entre las recomendaciones compartidas en los grupos de whatsapp las que más se repetían:

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

“No se olviden de cargar los remedios”, para aquellos que lo necesitan a diario.

“Carguen lo de mayor valor” y ahí la disputa entre lo sentimental y lo económico.

“No se olviden de cargar los cuadernos, los libros y la ropa de los chicos”, entre las familias con hijos escolarizados.

Publicidad

Y como no había servicio eléctrico, se sumaba una carga extra a la lista, “no se olviden de los alimentos freezados y los de la heladera".

A esa altura ya se necesitaba una camioneta o un utilitario para evacuar, mientras las llamas seguían avanzando y el humo invadía los interiores de los domicilios que estaban a oscuras por el corte del servicio.

Todos, en las casas, con barbijos y alumbrándose con velas y linternas. Los más chiquitos, asustadísimos y los otros, también.

Por las calles, un tránsito inusual de vehículos con luces de colores azules, rojas y amarillas: eran los móviles policiales, de bomberos, de Protección Civil y la secretaría de Ambiente.  

Ya sobre la medianoche, en el horizonte, el naranja de las llamas comenzó a desaparecer gracias al estratégico accionar de las fuerzas activas. Las ráfagas del viento sur menguaron. Al rato, la luz volvió y de apoco, la normalidad también. Aunque con ese dejo del registro vivido.

Los momentos de tensión se relajaron y a eso de las 2 de la madrugada el sueño inquieto se posó en los hogares de zondinos.

Publicidad
Publicidad