¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

24 C°

Domingo

16 C° / 30 C°

Lunes

16 C° / 35 C°

Departamentales > En el ciénago de Zonda

Hasta los chajás celebraron el Día Mundial de los Humedales

Mientras se realizaba la ceremonia ancestral una pareja de chajás sobrevoló el ritual.

POR Alejandro Pellegrinuzzi
04 de febrero de 2020

04 de febrero de 2020

Con un profundo respeto a la naturaleza y un gran reconocimiento a las bondades de la madre tierra (pachamama) este domingo, al pie del cerro de Marquesado, en las lagunas del área natural protegida del Parque Provincial Sarmiento (departamento de Zonda), un nutrido grupo de sanjuaninos y turistas participaron de la celebración ancestral en el marco del Día Mundial de los Humedales. Un acto que se repitió en todo el planeta por la protección de estos sitios vitales para la vida.

Una ceremonia intensa

Tal como estaba programada la actividad comenzó pasada las 9 de la mañana, después  que el colectivo que trasladaba a los miembros de la comunidad huarpe Talquenca (de las Lagunas de Guanacache del lado de 25 de Mayo) llegó al lugar con un cerrado aplauso de bienvenida por parte de los presentes.

Ezequiel Salomón (encargado del área Parque Provincial Sarmiento) y Jorge Scellato (subsecretario de Medio Ambiente de la provincia), explicaron los fundamentos del encuentro.

Y luego,  la ceremonia ancestral a cargo de Nadia Gómez, Cristian Fúnez y Mauricio Gómez del Centro Cultural Warpe Coaxa Utuk del territorio huarpe del Cuyum.

“Hoy estamos acá para agradecer a nuestra madre tierra por los humedales del mundo”, dijo Nadia Gómez, consejera de la Nación Huarpe de San Juan. “Y para pedir por la protección, el cuidado y la remediación de los dos que tenemos en nuestra provincia: uno que hoy esta seco, el de las Lagunas de Guanacache, y por éste, el ciénago (así lo llaman en Zonda) que sigue dando vida a la vida”.

El ritual estuvo cargado de intenciones, emociones y entregas. Y todas guiadas por los poderes aliados del fuego, del agua, del viento y el sol.

Incluso con un acontecimiento único, que estremeció a todos los presentes: el sobrevuelo de una pareja de chajá por sobre el sitio donde se celebraba la ceremonia y en el momento justo, en el que todos pedían con el corazón "por el agua y los humedales de San Juan".

“Lo que pasó con los chajá fue atípico e increíble”, le dijo sorprendido a DIARIO HUARPE, Dante Recabarren, guardaparque del área natural protegida. “Porque además de que no se muestran nunca, desde que nosotros estamos acá es la tercera vez  que los vemos, el comportamiento de sobrevolar por un lugar donde hay fuego y un grupo de personas es poco común”.

A esa altura, muchos, de la emoción, derramaron lágrimas que terminaron por fundirse en la vegetación y en la tierra de los humedales.

Posteriormente, Liliana Díaz, una de las artistas y artesanas del departamento de Zonda, repartió entre todos los presentes mariposas de papel reciclado con fibras de totora del lugar, con la consiga de que en ellas se escribiera un deseo, una intención y luego dárselas al fuego.

Las aguas unidas

La ceremonia continuó con una ofrenda de agua a las aguas del ciénago zondino para entrelazar la férrea e incansable lucha de los pueblos, ante el mal manejo de las aguas que generan sequía en los territorios. 

Primero, Nadia Gómez volcó en una vasija de barro agua traída de las Lagunas de Guanacache y de la cascada Maqui Malal de Malargüe (Mendoza). 

Y luego, María Eugenia Ibaceta (como representante de la comunidad "Zonda por el Cienago Vivo") y Dante Recabarren (como guardaparque del área), volcarron las aguas de los otros territorios en el humedal zondino.



A la celebración asistieron personas de todas las edades, etnias y creencias. Niños, jóvenes, adultos y abuelos unidos por la misma convicción: el agua es vida.

El encuentro de reconocimiento, de sensibilización y agradecimiento terminó con una recorrida guiada por los guardaparques entre los circuitos del área protegida.




“Multipliquen el mensaje de lo vivido”, dijo Scellato “ Porque hoy hemos sido testigo de una experiencia única. Los humedales son ecosistemas de importancia para la vida y entre todos tenemos que protegerlos”.

Por último, Nadia Gómez pidió a las autoridades presentes coherencia, compromiso y responsabilidad para con el cuidado del medio ambiente y, principalmente, por el buen manejo de los caudales de las aguas y el cauce ecológico. Para que ninguna comunidad sufra las consecuencias de la sequía y la falta del recurso esencial para el desarrollo de la vida.

Más fotos

 

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión