¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

24 C°

Domingo

9 C° / 25 C°

Lunes

10 C° / 27 C°

Judiciales > La hipótesis, una banda ilícita

Exclusivo: uno por uno, los detenidos por los crímenes de los jubilados de Rawson y Pocito

En los últimos días la Policía y la Fiscalía dieron con cuatro sospechosos, tres por el homicidio de María Pérez en Villa Paolini, y uno por el de César Bustos en Barrio San Ricardo. Por el asesinato del hombre ya había un detenido. 

Cristian Miguel Di Carlo, Omar Elizondo, Joaquín Fernández y Jon Francisco Cano. Los detenidos por los homicidios de Pérez y Bustos.

POR Germán González
18 de septiembre de 2021

18 de septiembre de 2021

Cerrada la semana de detenciones -en torno a las investigaciones realizadas por la Unidad Fiscal de Investigación (UFI) Delitos Especiales y la brigada de Homicidios para esclarecer los crímenes de los jubilados María Pérez y César Bustos que ocurrieron en cirscunstancias diferentes, pero la metodología del asalto salvaje y posterior muerte fueron muy similares- se conocieron los nombres y rostros de los cuatro últimos arrestados. Los investigadores creen que conformaron una banda ilícita y que existe una vinculación entre los asesinatos, pero esas hipótesis se desentrañarán con el avance de la investigación.

DIARIO HUARPE pudo acceder a las identidades y fotos de los detenidos: Cristian Miguel Di Carlo, Jon Francisco Cano Ortiz y Joaquín Fernández, los tres detenidos acusados de robar y matar a María Pérez de 82 años. El asesinato ocurrió el 21 de agosto pasado: a la mujer la encontraron tirada sobre un charco de sangre con cortes en el cuello y golpes en el rostro.

Los investigadores no descartan que haya más detenidos. Foto DIARIO HUARPE.

El primero en caer fue Di Carlo de 34 años, hijo de un expolicía echado de la fuerza. Es vecino de María Pérez y vive casi en frente de la casa de la víctima. El día del homicidio no estaba en su vivienda y fue apuntado por familiares y vecinos como una persona que tenía conflicto permanente con la mujer. Es que la jubilada no se llevaba bien con ninguno de los Di Carlo. Esto lo convirtió en sospechoso.

Cano, Fernández y Di Carlo, en la audiencia de este sábado. Foto DIARIO HUARPE.

La Policía le sacó sangre cuando lo encontró y una vez cotejado su ADN con rastros hallados en la casa de la mujer, específicamente ene el pullover que vestía la víctima, los resultados fueron positivos. De esa forma se convirtió en el principal sospechoso de la causa. Luego cayeron Cano de 30 años y Fernández. Son amigos de Di Carlo y vecinos de la zona norte de Pocito. 

A estos se los vio en más de una oportunidad en la casa de Di Carlo. Los investigadores hallaron también pruebas que los pusieron en la escena del crimen: la ropa con sangre perteneciente a Di Carlo fue encontrada en la casa de Cano, que en el momento del allanamiento estaba con Fernández. Los investigadores de la fiscalía Delitos Especiales pudieron comprobar que tanto Di Carlo como Cano y Fernández estuvieron en contacto el día del crimen y los días posteriores al mismo. También habrían encontrado perfil genético de Cano y Fernández en la casa de la jubilada. 

Otra pista que se tuvo en cuenta es que los ladrones y asesinos de la jubilada Pérez no ingresaron por la fuerza a la casa de la víctima, por lo que se estableció que la mujer conocía a sus atacantes. Y sin dudas conocía a Di Carlo. 

Este sábado por la mañana, en la Sala 6 de Tribunales,  fue la audiencia de presentación del caso y de formalización de cargos por el homicidio agravado por ensañamiento, alevosía y criminis causa de Villa Paolini. Di Carlo, Cano y Fernández quedaron imputados y con prisión preventiva por el término de siete meses. La investigación tendrá una duración de un año, según dispuso el juez Ramón Alberto Caballero. 

María Pérez y César Bustos, las víctimas. Llevaban vidas solitarias y eran visitados por sus familiares día por medio.

Con respecto al crimen de César Bustos de 87 años, el hombre asesinado en el barrio San Ricardo, en Rawson, hay dos detenidos: "Fernandito" Delgado y Omar "Corbata" Elizondo. Los dos quedaron imputados por el homicidio doblemente agravado por criminis causa y participación premeditada de dos o más personas. Recibieron seis meses de prisión preventiva y fueron enviados al Servicio Penitenciario Provincial. 

Elizondo cayó después de Delgado. Ambos son amigos y tienen un extenso prontuario de delitos, varios por robo. "Fernandito" dijo ante el juez que el día del ataque a Bustos, el 28 de junio pasado, salió a robar un televisor, pero la víctima fue otro vecino. Sin embargo desde Fiscalía no le creyeron. Es que el hombre desapareció de su casa los días posteriores del brutal asalto. 

Delgado, el primer detenido de los cincos.

El jubilado de 87 años fue brutalmente golpeado, inclusive sus agresores utilizaron una llave francesa para dejarlo inscociente y abrieron la llave del gas para que muriera intoxicado, sin embargo sus familiares lo sacaron a tiempo de su casa y lo internaron en un hospital. El hombre no resistió y murió 71 días después. 

Si bien los ataques ocurrieron en días diferentes y a un kilometro y medio de distancia de una casa a otra de las víctimas, los investigadores van por una conexión entre los crímenes. Creen que hay una relación entre los cinco detenidos y que actuaron en conjunto. A Di Carlo, imputado por el asesinato de María Pérez, lo vieron más de una vez en el barrio San Ricardo, dijo una fuente de la investigación. 
 

Notas relacionadas

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión