Publicidad

País > La nueva etapa judicial

La Corte Suprema empieza a funcionar con cuatro jueces y sigue la relación fría con el Gobierno

Se formalizó la salida de Highton y vuelven los encuentros presenciales. El Presidente, sin contacto con Rosatti.

POR REDACCIÓN

01 de noviembre de 2021

No hubo un acto de despedida ni un brindis ni un saludo emotivo. Las últimas horas de Helena Highton en la Corte Suprema tras 17 años como ministra se diluyeron entre la firma de expedientes y la fría relación con los otros integrantes del máximo tribunal. Hacía casi un año y medio, desde abril de 2020, que la jueza no pisaba tribunales para cuidarse del coronavirus por ser considerada de riesgo.

El viernes pasado el Gobierno había dado el paso final para sellar la salida de la única mujer que quedada en la Corte -y la primera en integrarla- que había sido propuesta por Néstor Kirchner en 2004. A través del decreto 747 con la firma del presidente Alberto Fernández y el ministro de Justicia, Martín Soria, le aceptaron la renuncia que se hará efectiva este lunes 1 de noviembre.

Publicidad

La fecha de salida de Highton coincide con el primer mes de gestión del nuevo presidente de la Corte, Horacio Rosatti, que llegó a ese cargo con el apoyo de Carlos Rosenkrantz y Juan Carlos Maqueda. Los tres pasaron a conformar una nueva estructura de poder que dejó en un segundo plano a Ricardo Lorenzetti, que aspiraba a volver a quedarse con la presidencia del tribunal y fue durísimo con la forma de elección del nuevo presidente

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Lorenzetti dijo que era reprochable que Rosatti se haya votado a sí mismo y criticó que cambiaran la fecha de la elección cuando él tenía un compromiso asumido. Todas esas críticas las hizo públicas y aunque luego aseguró que esa crisis había terminado, las tensiones dentro de la Corte siguen. Maqueda, Rosatti y Rosenkrantz le desconfían.

Hay otras tensiones que presagian nuevas batallas como la que involucra la investigación y auditoría en la obra social del Poder Judicial, un área que históricamente manejó Maqueda. ​La Corte en pleno decidió auditar esa área que maneja millones y tiene serios problemas de gestión y administración.

Pero muchos creen que detrás del impulso del caso estaría la mano de Lorenzetti, molesto con Maqueda porque decidió dejar de apoyarlo en la interna cortesana. ​

Publicidad

La etapa que viene y el nuevo/a candidato/a

La nueva etapa de la Corte, con cuatro jueces en funciones, trae novedades y movimientos dentro del palacio de Tribunales. Desde este lunes volverán las reuniones presenciales y los acuerdos serán semanales. Ya no se harán -como estaba estipulado desde hace años- los días martes, sino que serán móviles. El primer encuentro entre los cuatro jueces sin Highton será este jueves 4.

La relación de la Corte con el Gobierno, en tanto, sigue congelada.

Desde que llegó Rosatti a la presidencia no hubo contactos oficiales. Ni el Presidente Fernández ni Soria se comunicaron con el máximo tribunal a pesar de que el ministro de Justicia había asegurado apenas asumió que pediría un encuentro formal con sus miembros.

La salida de Highton, además, le pone plazos al Gobierno. Según el decreto 222 firmados en 2003 por Néstor Kirchner, su jefe de Gabinete y hoy Presidente Alberto Fernández y el entonces ministro de Justicia Gustavo Beliz, el Poder Ejecutivo tiene un plazo de 30 días, cuando se produce una vacante en el tribunal, para publicar en el Boletín Oficial, y dos diarios de circulación nacional "el nombre y los antecedentes curriculares de la o las personas que se encuentren en consideración" para cubrir ese lugar.

Pero hoy en el Gobierno no hay apuro por definir un candidato para la Corte. Apremiado por la derrota electoral de las PASO, en el tramo final de la campaña y en medio de internas y cruces dentro del Frente de Todos, el oficialismo aspira a postergar lo máximo posible esa decisión. Incluso saben que hoy sin un acuerdo con la oposición es casi imposible que el pliego de un juez de la Corte sea aprobado en el Senado que comanda Cristina Kirchner. Necesita los dos tercios y hoy no los  tiene. Además, depués del 14 de noviembre el oficialismo podría perder el quórum en la Cámara alta.

Tras presentar su renuncia el 5 de octubre, en las últimas semanas Highton fue devolviendo los expedientes que acumulaba en su despacho. Fuentes de la Corte aseguran que llegó a tener unos 1.000 semi paralizados que ahora tendrían que empezar a resolverse.

Quienes conocen los pasillos de tribunales aseguran que el ritmo dentro del palacio es otro. Con la presencialidad -en los hechos la única que no iba por cuestiones de salud era Highton- es habitual ver a los jueces del tribunal recorrer los despachos de sus colegas. Sobre todo al tridente conformado por Rosatti, Maqueda y Rosenkrantz.

El nuevo presidente busca imprimirle un nuevo estilo a su gestión y establecer una relación más directa con los jueces federales de todo el país; a diferencia de la gestión de Rosenkrantz, que tenía un estilo más distante y técnico con sus colegas.

En el último mes Rosatti ya se juntó con jueces y camaristas federales de todo el país. También se reunió con la Junta de Tribunales Orales y con la Junta de Presidentes de Cámaras federales. Además, estuvo con diferentes colegios de abogados, con la Asociación de Magistrados y con el sindicato de Judiciales que conduce Julio Piumato, entre otros.

Fuente: Nicolás Diana para Clarín.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad