Publicidad

Economía > Declaraciones

CAME habló sobre el RIGI y la modernización de las relaciones laborales

Desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, mediante un comunicado, dieron su punto de vista con respecto al RIGI y la modernización de las relaciones laborales. 

POR REDACCIÓN

16 de mayo de 2024

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), mediante un comunicado, dio su postura acerca del RIGI y de la modernización de las relaciones laborales. Desde la entidad consideran que es un gran logro que este avance en las relaciones laborales esté contemplada en el proyecto de la ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos, más conocida como Ley de Bases. El presidente de la CAME, Alfredo González, dijo que “es un gran acierto la derogación de las leyes y artículos de leyes que son responsables de la litigiosidad laboral en nuestro país”.

 “Esto generará un gran alivio para el sector pyme, ya que, ante un reclamo por sumas exorbitantes por la aplicación de multas, podría darse el cierre de una empresa”, dijo González.

Cabe recordar que CAME se presentó como “amicus curiae” ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación en apoyo al capítulo laboral inserto en el DNU 70/23, únicamente en lo relativo a la parte de derecho individual del trabajo. “Contratar empleados es clave para el crecimiento y genera beneficios en toda la sociedad. Pero es imperioso que, a la par de que se contemplen los derechos adquiridos del trabajador, se faciliten las contrataciones que promueven el incremento del empleo genuino”, destacó el secretario general de la entidad pyme, Ricardo Diab.

Publicidad

“Contratar a un empleado tiene que suponer un estímulo para una empresa y no un riesgo, como es hoy. Actualmente es muy difícil porque no tenemos equilibrio judicial, y el despido genera un problema para la empresa”, agregó González.

Si bien CAME tiene su posición respecto al proyecto, propone que debería contemplar algunas consideraciones. Una de ellas es con respecto a la indemnización, ya que explican que se establece la posibilidad de generar un fondo de cese, pero que también los empleadores “podrán optar por contratar un sistema privado a su costo, a fin de solventar la indemnización prevista”. Contemplan que esta alternativa sería de muy difícil implementación y podría atentar contra la viabilidad del fondo de cese y para la salud del sistema laboral es imperioso evitar la litigiosidad en todo aspecto.

Con respecto a las relaciones laborales, indican que son un aspecto central para el funcionamiento de las empresas argentinas, que en más del 70% son familiares, pequeñas y medianas y que vienen desde décadas atrás. “Por eso es imperioso avanzar en la modernización de las relaciones laborales y esclarecer los puntos no resueltos para implementar lo antes posible esta reforma y potenciar un escenario en el empleo registrado que permita el crecimiento económico y el beneficio para toda la sociedad”, expresaron.

Régimen de Incentivo para Grandes Inversiones

CAME considera que el Régimen de Incentivo para Grandes Inversiones (RIGI) −contemplado en el proyecto de ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos− es un instrumento que por los beneficios fiscales otorgados tiene el potencial de atraer inversiones de gran volumen a nuestro país. “El gran desafío que tiene este régimen por delante es que esas inversiones se constituyan en una palanca para el crecimiento económico sostenido y la creación de riqueza y desarrollo de la sociedad en su conjunto”, subrayó Diab.

Es indiscutible que sin inversión productiva no hay desarrollo económico sostenible y que en la actual coyuntura que atraviesa nuestro país las inversiones productivas de gran magnitud deben ser atraídas por incentivos fiscales. El RIGI es, a nuestro modo de ver, un potente sistema de atracción de inversiones productivas. Pero no se debe dejar de lado que todo incentivo hacia la inversión tiene como contrapartida una menor recaudación y un trato discriminatorio hacia las empresas que no cuentan con dichos beneficios.

Publicidad

“Por este motivo es que un régimen de incentivos es sólo justificable en la medida en que la sociedad en su conjunto obtenga un beneficio superior al costo en el que incurre y que dicho beneficio se materialice durante un largo período de tiempo”, sentenció González.

Por último, cerraron explicando que es imperioso que el sistema productivo ascienda a una escala superior y para ello, es necesario otorgar incentivos para motorizar esas inversiones. “Al mismo tiempo, es imprescindible integrar a este régimen a las pequeñas y medianas empresas, a la industria existente, a las economías regionales y a las locales. Es indispensable que se beneficie a la sociedad en su conjunto”, finalizaron.

Publicidad
Publicidad