AHORA

-1 C°

Jueves

3 C° / 18 C°

Viernes

4 C° / 13 C°

Después de 20 días, un sanjuanino hizo cumbre en El Aconcagua

Martín Espejo formó parte de una expedición junto a otros 10 andinistas que salieron el 26 de diciembre e incluso celebraron fin de año en la montaña. “Fue una experiencia espiritualmente única”, afirmó.

POR Gustavo Bruni SEGUIR
16 de enero de 2020

16 de enero de 2020

El Aconcagua congrega entre noviembre y marzo de cada año a decenas de andinistas de todo el mundo que buscan alcanzar el pico más alto situado a casi 7.000 metros de altura sobre el nivel del mar. Ubicada en el departamento mendocino de Las Heras, se trata de la montaña más elevada de la Tierra entre las situadas fuera del sistema de los Himalayas y, por ende, es la más alta de América.

Martín Espejo, junto a otros 10 expedicionarios de distintas provincias y países, logró hacer cumbre esta semana tras 20 días de ascensos durante el cual incluso celebraron año nuevo. Además del sanjuanino subieron tres jujeños, un cordobés, tres porteños, dos rionegrinos y un estadounidense.  

En comunicación con DIARIO HUARPE, el barrealino de 33 años contó su experiencia y lo que significó hacer la ruta 360º que implica subir la montaña por el lado norte y descender por la cara contraria agregándole un poco de dificultad al ascenso.

“Arrancamos el día 26 de diciembre entrando por Punta de Vacas e hicimos la primera noche en Pampa de Leña, la segunda llegamos a Casa de Piedra y el 31 de diciembre llegamos a Plaza Argentina”, campamento base éste último que se encuentra al pie de un glaciar a 4.200 metros sobre el nivel del mar. “Pasar fin de año en la cordillera fue una experiencia única, muy enriquecedora psicológica y espiritualmente”, dijo.

Luego de un breve festejo por el nuevo año, el grupo comenzó con los trabajos de aclimatación el 1 de enero y a preparar comida y demás elementos para llegar a la cima. “Los días 3 y 4 de enero ya estábamos a 5.000 metros”, contó Martín.

Hasta ese momento todo marchaba tal cual lo habían previsto, pero la naturaleza les agregó otro desafío. “Estuvimos tres días varados por un fuerte temporal y se hizo dificultoso continuar. Pero el 11 de enero se compuso el clima y decidimos ir al campamento Cólera. Al otro día salimos a las 5 de la mañana e hicimos cumbre, a más de 6.000 metros, a las 13 horas”, agregó.

A partir de ahí los exploradores comenzaron el descenso por la pared suroeste de la montaña y el primer destino fue el campamento Plaza de Mulas donde pasaron la noche para luego bajar hasta Penitentes. “Lo que hemos hecho nosotros es dar una vuelta de 360 grados al Aconcagua que hace más difícil el trayecto. La exigencia entonces es importante para llegar a la cumbre”, señaló el andinista que practica la actividad desde los 15 años de edad.

Martín no se quedará quieto ahora. Por el contrario, después de reencontrarse con su familia en Barreal ya está preparando el ascenso al Mercedario que hará junto a cuatro franceses a partir del 7 de febrero.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?