Sociedad > Casa de San Juan en Buenos Aires

El rinconcito porteño que buscan los sanjuaninos para recordar su provincia

Todas las semanas hay ciudadanos que optan por ir a leer los periódicos de su lugar natal hasta la vivienda en la que vivió Domingo Faustino Sarmiento después de su presidencia.

POR Eliana Ruiz SEGUIR
14 de octubre de 2019

14 de octubre de 2019

A pocos metros del Obelisco funciona la Casa de San Juan en Buenos Aires, un lugar que permite a los ciudadanos de esta provincia recordar sus paisajes, ver los avances y obras que se realizaron actualmente y también aprender sobre Domingo Faustino Sarmiento. Es que en esta vivienda con más de 10 habitaciones vivió el prócer luego de ejercer la presidencia. En 1948 fue declarada Monumento Histórico Nacional por lo que cada día llegan al menos 20 personas para recorrer sus instalaciones, incluso, hay algunos que optan por ir a leer los periódicos provenientes de su lugar natal.

En los diversos rincones de esta vivienda Sarmiento solía leer, descansar, recibir invitados y compartir actividades con su familia. Ahora, son muchos los sanjuaninos, porteños y turistas de diversas localidades que arriban para hacer lo mismo, disfrutar de la lectura. Si bien, algunos llevan libros, otros prefieren enterarse de lo que pasa en su San Juan a través de los principales diarios locales que en cada jornada llegan al museo. Principalmente son estudiantes quienes hacen esto “para sentirse más cerca de su lugar en el mundo”, dijo la directora de la casa, Ana María López. Para cumplir este objetivo también deciden formar parte de las diversas actividades que se llevan a cabo.

También hay escuelas que llegan hasta allí para poder aprender sobre el Maestro de América ya que en las visitas guiadas hacen un recorrido por las prestaciones que hay en la institución como Servicio Social o el Registro Civil.

Posteriormente, recorren la sala de reuniones en las que suelen llevarse a cabo algunos encuentros cuando el gobernador Sergio Uñac está en Buenos Aires. Le sigue el paseo por el jardín en el que está el aljibe que capta la atención de todos y en un pasado era considerado “el surtidor público ya que había aguas subterráneas”, explicó López.

Dicho espacio está rodeado de gigantografías con paisajes de la provincia como Ischigualasto, la Cordillera de los Andes, entre otros. Desde allí se puede ver el altillo a poco más de 10 metros del suelo, en aquellas épocas era una de las casas más altas de la zona por lo que al estar allí se podía observar cuando alguien arribaba desde el Río de la Plata.

En cuanto al fondo del hogar, hay una higuera que es un retoño de la que está en la Casa Natal de Sarmiento, también, una pileta que es una réplica de la que se encuentra en la Casa Rosada, aunque de menor tamaño.

“Esto es un oasis, muchos nos preguntan si pueden quedarse acá a tomar mate o a hacer un picnic”, contó la directora del museo. El fondo y el jardín son los lugares más elegidos por quienes arriban allí para fotografiarse. Ambos están rodeados de imágenes de paisajes y obras sanjuaninas, una de las de mayor tamaño es la del Teatro del Bicentenario.

La Difunta Correa también tiene su espacio en el fondo de la Casa de San Juan en Buenos Aires, gran parte de los visitantes le llevan botellas con agua que quedan debajo de la obra que está sobre la pared y cubierta con un vidrio.

Al terminar el recorrido todos quedan admirados ya que son pocos los que imaginan lo que van a encontrar al ingresar, la casa en la que vivió Domingo Faustino Sarmiento tras su presidencia, una vivienda que aún conserva elementos de aquella época y cuadros en los que se puede ver cómo era el espacio en el pasado.

 

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?