Publicidad

Economía > Sin nuevas licitaciones

Construcción: creen que la transición de Gobierno podría afectar el trabajo

Representantes de la Cámara de la Construcción de San Juan se reunieron con Uñac para buscar soluciones a las demoras en el pago. Julián Rins, titular de la institución, dijo que puede haber un tiempo de parálisis por el cambio de gobierno.

20 de septiembre de 2023

"Cada vez va a haber menos obra pública y es probable que haya un bache", anticipó Julián Rins, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Delegación San Juan, de cara a los meses finales de la transición de Gobierno entre la gestión de Sergio Uñac y la venidera de Marcelo Orrego. "Entendemos que lo razonable es que no haya nuevas licitaciones antes del cambio, pero cuando una obra se termina, si no tenés empezando se para el trabajo", explicó. Y esto podría afectar a un porcentaje de los hoy 18.000 trabajadores del rubro.

Lo que describió el empresario en diálogo con DIARIO HUARPE es un escenario hipotético, pero que ellos ven como probable. Se debe a que tras el resultado de las elecciones, el actual gobierno decidió no licitar nuevos proyectos para no comprometer presupuestos futuros de cara a la asunción de Marcelo Orrego.

Publicidad

"Las empresas constructoras no tenemos alternativas, porque hay muy pocas obras privadas, pero esto implica algo grave por la disminución de mano de obra de la Uocra", aseguró. Y son una masa muy gran de trabajadores, según dijo Rins.

El titular de la cámara detalló que existen hoy en la provincia 18.000 trabajadores directos de la construcción y otros 36.000 indirectos. Solo del primer grupo, entre un 70% y 80% están empleados en obras públicas, por lo que serían más de 12.600 los empleos directos que podrían perderse en caso de una paralización total, que es la mayor preocupación de los empresarios.

Qué factores influirán en el empleo de construcción

Pero para mantener el nivel de actividad, será necesario que la nueva gestión pueda activar muy rápidamente nuevos proyectos. Sin tener en cuenta los tiempos normales de proyección, licitación y adjudicaciones, esto también dependerá de los objetivos de quienes asuman y de la situación presupuestaria provincial y nacional.

Y la actualidad de los fondos disponibles ya no son los ideales, según explicó Rins. Uno de los reclamos que plantearon en una reunión que tuvieron el lunes 18 con Sergio Uñac es el problema del pago de certificados de obras públicas, en particular de aquellas que dependen de fondos nacionales.

"La inflación impacta en los pagos, que en el mejor de los casos son a 60 días. Hoy las empresas están esperando a cobrar lo que se hizo en julio y en algunos casos, los menos, certificados del mes de junio", explicó. Tuvieron también problemas con partidas presupuestarias que no habían llegado a las arcas provinciales, particularmente de construcción de viviendas, pero esto estaría resuelto, explicó.

Publicidad

"Vamos a ver qué pasa, hasta ahora se viene trabajando al mismo ritmo, con algunas disminuciones por finalización de obras o demoras en el pago. Si salen los pagos de julio está la expectativa de qué pasará con los pagos de agosto y septiembre, en una situación que se complica cada vez más por la inflación", agregó. Por el momento no saben cuándo estarían listas las obras ya licitadas e iniciadas por gobierno, según Rins a veces se extienden los plazos por las demoras en los pagos, pero la mayoría tienen fecha de finalización en los próximos meses.

Sergio Uñac hizo declaraciones al respecto y dijo que "hasta el 10 de diciembre y hasta ese momento vamos a activar todo lo necesario para que no haya baches en cuanto a la generación y el mantenimiento de la obra pública”. Además dijo que están abiertos a una comunicación por parte del equipo de Marcelo Orrego para articular una reunión entre los funcionarios salientes y entrantes.

Mientras tanto, desde el sector privado no expectativas de reactivación o inversión más allá de la ampliación del valle de lixiviación de Veladero, que es la única gran obra privada que está en puerta e incorporará a entre 500 a 1.000. Pero, incluso con este proyecto, de cumplirse el temor de los empresarios de la construcción, está en riesgo la continuidad de más de 11.000 trabajadores.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad