Publicidad

Provinciales > Cómo se trabaja

La lucha contra la adicción a las drogas en primera persona en San Juan

Agustín y Mateo tienen 19 y 15 años. Son de San Juan y luchan para recuperarse de su adicción a las drogas. “Salir depende de nosotros y nuestra voluntad”, afirmaron.

30 de enero de 2024
Agustín y Mateo contaron su dura lucha para alejarse de las drogas. Imagen Gastón Vargas/DIARIO HUARPE.

“Salir depende de nosotros y nuestra voluntad”, con esa frase, Agustín y Mateo, sintetizaron su lucha diaria para recuperarse de su adicción a las drogas. Los dos jóvenes asisten diariamente al Centro de Atención y Acompañamiento San Benito de San Juan. El primero de ellos tiene 19 años, mientras que el otro tiene 15 años, ambos decidieron compartir con DIARIO HUARPE su experiencia de cómo luchan para recuperarse de las adicciones en uno de los centros que tiene a su cargo la Dirección de Prevención y Asistencia a los Consumos Problemáticos del Ministerio de Familia y Desarrollo Humano.

Agustín (Ndr: para respetar la privacidad de los entrevistados, solo se da a conocer su nombre de pila) lleva apenas dos semanas en el centro que está ubicado sobre calle San Francisco del Monte, en Trinidad, en Capital, mientras que Mateo ya logró superar sus dos meses de recuperación desde que pasó por una dura crisis producto del consumo de pastillas.

Publicidad
Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Según sus palabras, Agustín comenzó su recuperación hace poco tiempo, después de resistirse a buscar ayuda cuando era menor de edad. “De menor, a los 16 años venía porque mi mamá me insistía, pero yo no quería venir. Ahora de grande vine solo, decidido a enfrentar mi adicción”, afirmó.

De acuerdo a su testimonio, el joven que vive en un barrio de Capital ha encontrado en el centro San Benito un lugar donde puede recibir apoyo y aprender a superar sus problemas. “Yo consumía cocaína, pastillas, faso y ácido”, comentó. Al ser consultado por la causa en la que inició su camino en las drogas, Agustín no tiene claro el motivo, pero dijo que empezó desde chico con “el faso” e incluso alguna vez, pasado de drogas, llegó a incursionar en la delincuencia.

“Aquí me encontré que te pueden ayudar a salir de todo y a ponerle voluntad. Algo que a veces cuesta, pero viniendo acá me cuesta menos”, agregó.

Mateo, por su parte, contó que comenzó a consumir a los 13 años, primero fumando marihuana y luego pasando a las pastillas. “Empecé fumando faso a los 13, lo dejé y a los 14 volví a fumar. En julio del año pasado empecé a tomar pastillas”, expresó.

“Unos amigos del skatepark, con los que fumábamos fasos, de la nada traían (pastillas) y nos mandamos un cuartito y ya después le empecé a agarrar la maña. Empecé yo a comprar mis pastillas para mí solo y cuando fumaba y nadie me veía, me mandaba una o dos pastillas y después fue aumentando la dosis”, dijo Mateo.

Fue así como su consumo de drogas se volvió tan excesivo que terminó afectando su salud y bienestar. Después de una experiencia traumática de sobredosis con 18 pastillas que ingirió y que lo llevaron a estar internado durante tres semanas, Mateo decidió buscar ayuda y llegó hasta el centro San Benito porque quería salir del mundo de las drogas, más que nada por su mamá y la familia. Con la asistencia de las profesionales que trabajan en el centro de acompañamiento ha encontrado el apoyo necesario para dejar atrás sus adicciones y está a punto de comenzar a trabajar y estudiar peluquería tras haber superado dos meses de recuperación.

Publicidad

Las adolescentes que buscan recuperarse de su adicción a las drogas comparten actividades de recreación. Imagen Gastón Vargas/DIARIO HUARPE.

Ambos jóvenes destacaron la importancia de la voluntad propia para superar las adicciones. Aunque reconocen que a veces es difícil mantener la motivación y el apoyo de sus familias y amigos. En este sentido, cuando esa red de contención se vulnera, el ambiente de recuperación de San Benito les brinda la fuerza necesaria para seguir adelante.

El futuro que quieren

Agustín y Mateo comentaron que tienen metas claras para su futuro que los ayudan a mantenerse enfocados en su recuperación. El primero de ellos desea volver a trabajar en una empresa de construcción, comprarse una moto, tener su propia casa y formar una familia. En tanto que Mateo desea recuperarse completamente y comenzar a trabajar en una peluquería con lo que aprendió mientras avanza en su sanación.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad