Publicidad

Judiciales > Audiencia de formalización

Femicidio en San Juan: prisión preventiva para Antonio Pelaytay por el crimen de Pérez

En la tarde de este martes, el fiscal Francisco Micheltorena contó detalles de lo ocurrido durante la noche del sábado.

06 de diciembre de 2022

"Me mandé una cagada", le dijo Pelaitay a un vecino. Foto: Lucas López / Diario Huarpe.

En la tarde de este martes, la jueza Celia Maldonado le dictó la prisión preventiva, solicitada por el Ministerio Público Fiscal, a Antonio David Pelaytay, principal responsable del femicidio en Pocito. Además, se concedieron ocho meses de investigación y se pidió la prisión perpetua por el homicidio doblemente agravado por el vínculo y violencia de género de Susana Pérez. En este contexto, se conocieron detalles del brutal caso ocurrido en la noche del sábado y que conmovió a todo San Juan.

Según lo indicado por el fiscal de la UFI Delitos Especiales, Francisco Micheltorena, el sábado a las 18 horas Pelaytay salió de su casa en Mendoza y Calle 10 con dirección al hogar de Eusebio Torres para buscar unas verduras. El regreso se efectuó a las 20.10 horas, momento en el que se inició una discusión que escaló en la agresión física contra Susana Pérez, hecho que “era costumbre”, indicaron.

Publicidad
Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Mientras la víctima permanecía sentada en la cama de la habitación, el imputado le atinó un tiro con un arma de tipo tumbera a una muy corta distancia en la parte occipital frontal. Los perdigones quedaron alojados en el cerebro y hubo pérdida de masa encefálica.

A las 20.40, Pelaytay intentó pedir ayuda a un vecino, a quien le confesó que se “mandó una cagada, le he tirado para arriba”. Ante esta situación, el vecino le dijo que pida ayuda o iba a llamar a la Policía.

Con el objetivo de solicitar ayuda para su pareja, Pelaytay llegó hasta el Hospital de Pocito Federico Cantoni diciendo que Pérez tenía un corte. En ambulancia, el femicida llegó con el personal médico al lugar del crimen. En ese momento, ingresó por la parte trasera de la casa y demoró cinco minutos en abrir la puerta de entrada. Cuando el personal médico entró a la vivienda, se encontró con Pérez sentada en la cama toda ensangrentada. Al revisarla se dieron cuenta de que se trataba de una herida de disparo sobre la cabeza. Además, se conoció que junto al cuerpo había mucha sangre y restos de masa encefálica.

El objetivo de la demora de Pelaytay era modificar la escena del crimen moviendo el colchón y muebles y rompiendo una de las puertas del ingreso trasero de la vivienda. Este hecho fue informado por el chofer de la ambulancia, siendo los profesionales de la salud quienes habían advertido que se trataba de un caso de violencia y que las actitudes del femicida eran muy sospechosas.

Publicidad

Mientras Susana era trasladada de manera inmediata al nosocomio departamental, rápidamente se tomó la decisión de llevarla al Hospital Rawson a las 21.24. En dicho momento, personal médico percibió al denunciado corriendo hasta el Hospital Federico Cantoni, todo ensangrentado pero con otro pantalón. Por este motivo, advirtieron a la Policía de la actitud nerviosa del hombre, de las versiones diferentes de los hechos y que lo vieron corriendo por calle Mendoza. Luego de estas declaraciones, personal de la fuerza de seguridad de la Comisaría 7ª detuvo de manera preventiva a Pelaytay.

Finalmente, la víctima falleció a las 22.50 como consecuencia del disparo.

“Usted en el dormitorio disparó sin piedad intentando ocultarlo”, declaró Micheltorena hacia Pelaytay, quien decidió no brindar declaraciones en coordinación con su abogada Filomena Noriega y se mantuvo en gran parte de la audiencia de formalización con la cabeza gacha.

El culpable es responsabilizado por el homicidio doblemente agravado por el vínculo de pareja y violencia de género de hombre a mujer. También aclararon que la muerte de Pérez se produjo de manera violenta.

Según lo constatado por la autopsia, se comprobó una lesión encefálica grave por arma de fuego, plomos extraídos al practicar la autopsia. Además, se corroboró que encontraron restos de cráneo en la habitación.

Con respecto a los elementos, se sustrajo un arma de fabricación casera de doble caño hallada en el piso de la habitación y una vaina servida de 16 milímetros.

Publicidad
Más Leídas
Más Leídas
Publicidad