AHORA

28 C°

Martes

21 C° / 28 C°

Miercoles

20 C° / 28 C°

Policiales > No tuvo escapatoria

El ladrón que quedó atorado en una chimenea pasará más de 3 años en la cárcel

En un juicio abreviado, el delincuente que quedó atrapado en la chimenea de una casa de fin de semana en Pocito, fue condenado por el fuero de Flagrancia y tras acordar con la defensa pasará casi cuatro años preso.  

POR Ariel Patruceli SEGUIR
22 de enero de 2020

22 de enero de 2020

El tribunal acordó con la defensa del imputado mediante un juicio abreviado, la pena de 3 años y 2 meses de cumplimiento efectivo, pero por una pena anterior se unificaron las mismas y se resolvió la pena única de 3 años y 8 meses de cumplimiento efectivo, pero quizás por buena conducta, a la mitad de la pena pueda estar libre con salidas transitorias. 

El delincuente fue acusado de robo agravado por escalamiento en grado de tentativa (Art. 167, inc. 4°, en función del art. 163 inciso  4° y 42 del Código Penal).

Javier Hugo Aciar, es el malviviente que causó destrozos en una casa en calle Chacabuco antes de calle 8, Pocito, propiedad de Natalio Osvaldo Grazziani.

El hecho fue el pasado martes, en horas de la madrugada, el ciudadano Aciar, saltó el cierre perimetral de la vivienda ingresó al predio y se dirigió a una dependencia contigua de la casa donde el dueño del inmueble posee un baño y guarda herramientas. El ladrón utilizó un hierro y rompió varios candados, violentó rejas y destrozó una puerta y una ventana y hasta las telas mosquiteras, pero ni así no pudo ingresar a la casa.

Decidido a cometer el hecho de robo, escaló hasta el techo y desde allí bajó por la chimenea, donde quedó atrapado en la garganta de la misma y no pudo lograr su cometido.

A las 7 de la mañana recién pudo ser rescatado por bomberos tras una llamado de la policía que se había hecho presente en el lugar con el dueño de la casa y el casero, que fue el primero en llegar alertado por vecinos que habían escuchado ruidos y los gritos de auxilio del delincuente.

Tras ser detenido Aciar, la policía secuestró todo tipo de elemento que pudiera servir de prueba para el juicio y entre esos efectos había un caño de más de 2 metros de largo, un candado marca Snauzer, otro marca Bliss, otro marca Macao, uno más marca Bronzen, los cuales estaban todos violentados, además las constancias de los daños realizados en la vivienda, sumado a ello el hecho de haber quedado atrapado conformando así el pleno acto delictivo.

Tras el veredicto de los jueces, el condenado fue trasladado al Servicio Penitenciario Provincial.     

 

 

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?