Publicidad

Provinciales > En primera mano

Cómo es ser una madre adolescente en San Juan en medio de los prejuicios

Cursar un embarazo adolescente es un momento muy duro para las jóvenes, ya que deben dejar de lado muchas cosas para madurar rápidamente y criar al bebé que viene en camino, en un mundo lleno de prejuicios.

22 de marzo de 2024
Sara Campos fue madre a los 16 años y pudo continuar con sus estudios, pero atravesó un mal momento por las críticas que recibió de la sociedad.

Según las estadísticas del Indec, el embarazo adolescente bajó en un 50%. En San Juan, las cifras son mayores, ya que en el último relevamiento realizado por el Ministerio de Salud que contempla los años 2014 al 2022, en el rango de 15 a 19 años disminuyeron en un 58%, mientras que de 10 a 14 años disminuyó drásticamente en un 420%. Pese a la decisión de transcurrir el embarazo y criar al bebé en camino, la situación es compleja, sobre todo por los prejuicios de la sociedad de ser madre a una temprana edad. Sara Campos es una joven sanjuanina que fue madre a los 16 años y en dialogó con DIARIO HUARPE comentó cómo fue vivir esa situación, la importancia de la contención familiar y de su círculo más cercano de amigas.

“La noticia de mi embarazo fue una de las peores cosas que me han pasado”, comenzó a relatar. Aclaró firmemente que su hija Juanita es lo más importante y lindo que tiene en su vida, pero “no fue nada lindo, a pesar del apoyo total que recibí de mi familia y de la familia del padre de mi hija. Fue algo muy triste saber que tu vida se terminaba ahí”, dijo haciendo referencia a que tuvo que interponer muchas cosas para llevar el embarazo, como cuestiones escolares y de amistades. Sara se quedó embarazada cuando ella tenía 16 años y cursaba el ciclo escolar. Agradeció por recibir el apoyo de su familia.

Publicidad

“En el transcurso del embarazo estuve muy depresiva, incluso mi hija en las ecografías no dejaba ver su sexo porque yo estaba muy mal y eso el bebé lo presiente. Me enteré a los ocho meses que iba a ser una nena”. Una de las razones por la cual estuvo depresiva fueron los prejuicios que recibió por parte de algunos familiares, personas que en su momento eran amigas y la sociedad en general. “Recibí muchos prejuicios, sobre todo los familiares que te miran muy mal o incluso gente que te llega a tildar de atorranta. Incluso las personas que yo creía que eran mis amigas se alejaron de mí en el secundario al enterarse de que estaba embarazada”, comentó.

La vida con su hija cambió completamente y hoy en día es lo más importante que tiene, pero la noticia fue un baldazo de agua fría.

Afortunadamente, no tuvo que dejar de cursar el secundario, pero fue una situación difícil, ya que “había días que he tenido que llevar a mi hija a la escuela, incluso cuando tenía que rendir también la llevaba”. Cuando la pequeña Juanita acompañaba a la mamá al colegio, había una preocupación por parte de su madre debido a que tenía que tener presente quien la cuidaba. “Cuando empecé la facultad la mandaba a un jardín maternal, pero no pude seguir con la carrera por el tiempo que demandaba tanto la maternidad como la carrera", explicó y agregó que “era algo que no me gustaba porque me encanta ser mamá de tiempo completo y presente y tuve que dejar la facultad para eso. Hasta el día de hoy no la puedo retomar”.

Campos se quedó embarazada a los 16 años y afortunadamente, contó con el apoyo total de su familia y de la familia del padre de su hija.

Por último, expresó que ser madre adolescente tiene muchas cosas malas y no tantas buenas. “Sos una persona tratando de madurar, que tiene que criar a un bebé que depende un 100% de vos. Uno siendo adolescente quiere salir, divertirse, tener tu tiempo libre y eso no lo podés hacer más, pero cuando lo hacés, tu cabeza no está disfrutando el momento porque te preguntás en todo momento si el bebé estará bien, si extraña, cuánto tiempo te dan permiso para salir, entre otras cosas”, dijo Campos. Reflexionando, expresó que “yo creo que mi hija ha sentido todas mis frustraciones y es un peso que ella tiene en sus hombros y no es algo que a ella le corresponda”, finalizó.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad